• La hoja de ruta de los bancos centrales cada vez está más clara, algo que está contribuyendo a que los inversores se acerquen a la renta variable. El miércoles de esta semana se publicaron las actas de la última reunión de la Fed que reflejaron cómo la mayor parte de los miembros de la entidad son partidarios de subir los tipos de interés en la reunión de diciembre.
  • Mario Draghi declaró el viernes que el BCE hará lo que sea necesario para que se alcance rápidamente el objetivo de inflación de 2% en la eurozona si el organismo considera que «la política monetaria actual no es suficiente para lograr el objetivo». Estas palabras impulsaron a la bolsa e hicieron mella en el euro, que cayó ese día un 0,8%, volviendo a cotizar en los 1,06 dólares. En el balance semanal la divisa europea ha caído un 1,18%, siendo una de las monedas más bajistas entre las diez más cotizadas del mundo.

Fuente: Bolsamania