Rusia ha manifestado que está dispuesta a mantener su producción para 2017 en los niveles actuales

  • La postura de Estados Unidos, que no pertenece a la OPEP pero que es uno de los principales productores mundiales, también es importante
  • Hasta que llegue la reunión, el próximo miércoles, los analistas esperan que el crudo siga comportándose de manera volátil.

 

petroleo_bolsas

 

El petróleo está cayendo esta mañana más de un 1% (West Texas: -1,15%, hasta 47,41 dólares; Brent: -1,06%, hasta 48,48 dólares) mientras continúa el ‘juego de declaraciones’ ante la reunión que mantendrán los países productores el miércoles de la semana que viene en Viena.

El mercado espera que los países productores de crudo lleguen a un acuerdo para recortar la producción a un rango de entre 32,5 y 33 millones de barriles diarios, que es lo que acordaron en el encuentro del pasado 28 de septiembre. El petróleo se ha movido de forma errática a lo largo de esta semana, condicionado precisamente por este cruce de declaraciones. El lunes subió más de un 4% después de que el presidente ruso, Vladimir Putin, dijera que apoyará lo que decida la OPEP y que ve muchas posibilidades de que se llegue a un acuerdo. Este jueves, Rusia ha vuelto a hablar y ha dicho que está dispuesta a mantener su producción en 2017 al nivel actual -el más alto desde la época soviética-, lo que supondría rebajar su producción en unos 300.000 barriles al día, que era lo que tenía pensado incrementar el año que viene.

«Los países del cártel están exigiendo a otros grandes productores ‘no OPEP’ que participen en los recortes de producción de cara a equilibrar la oferta y la demanda de petróleo mundial, algo que nos parece muy complicado que pueda producirse«, matizan los expertos de Link Securities.

Estados Unidos, que tampoco forma parte de la OPEP, es uno de los principales productores de crudo a nivel mundial, junto a Rusia y Arabia Saudí. Arabia Saudí ya ha advertido al país del riesgo de que implemente las medidas proteccionistas que Donald Trump ha anunciado en campaña y de que condicione la libre circulación de crudo. El presidente electo de Estados Unidos declaró que el país iba a aumentar la producción hasta conseguir el autoabastecimiento pero ahora parece que esas palabras se han matizado. Lo que sí ha afirmado Trump es que van a destinar más terreno público y más aguas para conseguir petróleo.

«Al final, el exito del acuerdo va a estar en manos de las monarquías del Golfo Pérsido, Arabía Saudí, Emiratos Árabes Unidos (EAU) y Kuwait, que son los que deberían asumir mayores esfuerzos en aras a presentar una reducción de producción suficiente para impulsar el precio de esta materia prima al alza», explican desde Link.

En los próximos días seguirán las negociaciones y también las «declaraciones/rumores sobre el futuro acuerdo», anticipan estos analistas. Esto, añaden, mantendrá el precio del crudo «muy volátil, lo que terminará reflejándose en las compañías del sector».

 

 

Fuente: bolsamania.com