Los últimos datos macro publicados por la mayor economía del mundo han preocupado a muchos inversores, pero Bill Gross, el que fuera el gestor del mayor fondo de renta fija del mundo, no descarta que la institución pueda subir los tipos de interés en su próxima reunión de junio.

Pese a que la semana pasada se conoció un dato de creación de empleo de 160.000 puestos en abril, por debajo de los 200.000 previstos, Gross no descarta un alza en la reunión que finaliza el 15 de junio, ya que «Yellen, más que en los empleos, se centra en los salarios. En el 2,5%, se están moviendo hacia arriba», justificó en una entrevista aBloomberg Television.

Al mismo tiempo, la agencia apunta a que no es el único entre los famosos gurús que espera que la Fed actúe este año. Otro de los grandes inversores de bonos, el activo que se ve directamente afectado por un cambio en el precio del dinero, que descuenta subidas de tipos este año es Mohamed El-Erian, actual jefe económico de Allianz. El que fuera CEO y responsable jefe de inversión de Pimco también aseguró a la agencia que prevé «al menos» una subida este año, pero que podrían ser dos.

El mercado, en contra

La opinión de estos dos gurús no coincide con la del mercado. Desde la última reunión de la Fed, la expectativa de subida de tipos ha cambiado hasta el punto de que la probabilidad de alzas no supera el 50% hasta febrero de 2017, según calcula Bloomberg. Es decir, que no se proyectan movimientos en todo 2016.

Hasta el día previo a la reunión del pasado 27 de abril, el mercado contaba con una subida tras el verano, ya que la probabilidad de una primera alza en septiembre superaba el 50%, mientras que ahora la cifra para ese mes se ha reducido al 30,5%. E incluso de cara a diciembre se queda en el 49%.

El bono estadounidense también está descontando que la Fed puede actuar con cautela. En la sesión previa a la reunión de abril, la rentabilidad de la deuda a 10 años tocó el 1,927% y, desde entonces, ha retrocedido posiciones sin volver a alcanzar esa cifra y hasta rondar ahora el 1,76%. Lo razonable es que cuando la Fed suba los tipos y continúe con la normalización monetaria, las rentabilidades de los bonos suban mientras los precios caen.

 

Fuente: eleconomista.es