Los precios del oro retrocedieron durante la jornada de este jueves en Europa tras haber registrado máximos de más de una semana durante la jornada anterior, pues los actores del mercado aguardaban la publicación de los datos económicos de Estados Unidos, así como el anuncio sobre política monetaria del Banco Central Europeo ante la contante inquietud en torno al desplome del petróleo.

  • Los inversores siguen pendientes de los datos económicos de Estados Unidos, previstos para el transcurso de la jornada, para determinar si la mayor economía del mundo es lo suficientemente fuerte para resistir más subidas de los tipos en 2016.
  • Estados Unidos publicará hoy sus datos sobre la actividad manufacturera de la región de Filadelfia y su informe semanal sobre solicitudes iniciales de subsidio por desempleo de este miércoles.
  • El Banco Central Europeo publicará su última decisión sobre los tipos de interésa; la atención se centra especialmente en la rueda de prensa que el presidente Mario Draghi ofrecerá 45 minutos después del anuncio. No se espera que el BCE efectúe cambio alguno en sus tipos de interés, aunque en el anuncio podría observarse una postura firme en cuanto al reconocimiento de que es posible tomar más medidas en algún momento.

El oro del New York Mercantile Exchange para entrega en febrero se negoció a 1.100,60 por onza troy, retrocediendo un 0,51% o 5,60 USD.

  • Los precios del oro se dispararon durante la jornada anterior hasta situarse en 1.109,90 USD, su cota más alta desde el 8 de enero, pues el colapso de los precios del petróleo y las pérdidas producidas en los mercados de valores globales impulsaban la demanda de activos considerados refugio seguro.
  • El oro suele usarse a modo de moneda alternativa en tiempos de incertidumbre económica mundial, y como refugio ante los riesgos financieros.

Mientras, los futuros sobre la plata para entrega en marzo se negociaban a 14,10 USD por onza troy durante la mañana de la jornada de negociación en Londres, con un retroceso del 0,39% o 5,5 centavos.

Por otra parte, los futuros sobre el cobre se situaron cerca de mínimos siete años, lastrados por las preocupaciones suscitadas en torno al crecimiento económico global.

El cobre se ha dejado cerca de un 8% en 2016 pues los inversores han reducido sus posiciones en el metal rojo ante la constante preocupación en torno a la ralentización económica de China. El Gigante Asiático es el mayor consumidor de cobre del mundo y concentra casi el 45% del consumo mundial.

 

Fuente: investing.com 

Investing.com Español