La semana cerró con dos claros perdedores: el yen y el dólar. En uno pesó la decisión de la Reserva Federal mientras que en el otro la proximidad de las elecciones que dejarían al Banco de Japón y al gobierno cerca de aplicar con mayor agresividad políticas expansivas. No hubo malas noticias desde Europa lo que dejó que el euro se apreciara. De cara a fin de año, las incógnitas que restan tienen que ver con la política (elecciones y precipicio fiscal).

Las bolsas no cerraron la semana con grandes ganancias, pero la mayoría con tímidos resultados positivos (salvo la bolsa de Shangai que saltó el viernes). Sobre el cierre del viernes se dieron eventos particulares, con los índices en Wall Street retrocediendo al igual que el dólar (generalmente la correlación es al revés). De hecho, la caída del dólar sobre el cierre de la bolsa de Nueva York fue importante llevando al EUR/USD a superar 1,3140, al GBP/USD a romper 1,6140 y al USD/CHF debajo de 0,92, por mencionar algunos casos.

Lo que decidió Bernanke y compañía dejó debilitado al dólar, ya que se trató de un importante anunció de inyección de liquidez. El banco central aclaró las condiciones que van a hacer que se mantengan estas políticas y por lo menos en el corto a mediano plazo están garantizas.

En el otro lado del mundo, China está dando señales de recuperación dándole empuje particular a monedas como el kiwi y al aussie. Esto además hace que se estime que dichos bancos centrales no aplicarán más recortes de tasas. De seguir avanzando estas monedas la duda comenzará a ser si harán algo para evitar una apreciación excesiva.

 Europa tuvo una semana de reuniones pero esta vez, no se trató de esas que parecen estar definiendo todo el futuro inmediato de la región. Se aprobó el nuevo desembolso para Grecia. Por lo menos hasta marzo, no debería de regresar Grecia a la primera plana de los diarios. La relativa calma europea llevó a que el euro sea, junto con el franco suizo, la moneda de mejor rendimiento en la semana.

 Los datos económicos de la Eurozona no ayudaron mucho esta semana, pero al menos dejaron de ser tan negativos. Los problemas políticos en Italia por ahora no están ocasionando daño en el mercado de bonos. España sigue sin problemas en conseguir financiamiento en el mercado de capitales y le esperan semanas de calma, sin tener que colocar deuda a largo plazo hasta el 2013.

 El yen cayó casi todos los días de la semana y sigue dando señales de debilidad. La tendencia en todos los frentes se mantiene a la baja. Las dudas surgen desde el aspecto fundamental: ¿seguirá cayendo tras las elecciones del domingo? Todo parece depender de los resultados. El mercado se ha adelantado un poco a los mismos, por lo que si no hay un triunfo por un amplio margen el yen podría arrancar la próxima semana con algo de fuerza. Pero si no…

El Banco de Japón (BoJ) se reunirá el 19 y el 20 de diciembre. Se estima que podría anunciar más medidas de estímulo, en la forma de un incremento en el programa de compras o la ampliación de las medidas extraordinarias ya existentes. Posiblemente haya presión para que el Banco de Japón no le pierda pisada a lo que hace la FED.

Sorprendentemente el oro no se unió a la debilidad del dólar y retrocedió. El valor de la onza cerró la semana por debajo de $1.700. La caída del preciado metal fue brusca en términos de otras divisas, particularmente el euro. Por su parte, el barril de petróleo (WTI) sigue en rangos, sin grandes cambios cotizando en torno a los $86.

El dólar ingresa en las últimas semanas del 2012 con una debilidad que no se esperaba semanas atrás. La FED y la leve mejoría en el ambiente económico mundial tuvieron que ver. Los cierres del viernes posiblemente le pondrán presión al dólar desde el comenzó mismo de la próxima semana.

 Lo que dejó el viernes:

 * La encuesta del Banco de Japón sobre el sentimiento actual en el ambiente de negocios (Tankan) sale peor a lo esperado (la encuesta de perspectivas del sector manufacturo cayó desde -3 a -10, se esperaba -9).

 * El índice PMI manufacturero HSBC de China (preeliminar) sube desde 50,5 a 50,9.

 * El PMI manufacturero de los países con más peso de la Eurozona cae por debajo de lo esperado mientas que el de servicios supera las expectativas. Lo más positivo del informe fue que el PMI de Alemania regresó por encima de 50 lo que marca crecimiento.

 * La inflación minoristas en la Eurozona salió como era esperado y mostró un descenso del 0,2% del IPC durante noviembre (tasa anual en 2,2%). Este nivel mantiene las puertas abiertas a un recorte en la tasa de interés por parte del Banco Central Europeo.

 * Mariano Rajoy, presidente de España afirmó que hoy el país no necesita el programa de compra de títulos del BCE.

 * El informe presentado por el gobierno italiano muestra que la deuda del país llegó a los 2 billones de dólares (primera vez en la historia) y representa el 128% del PBI.

 * El índice de precios el consumidor de noviembre en EE.UU. retrocedió 0,3%, llevando la tasa anual a caer desde 1,9% a 1,8%. Con esto, no hay ningún problema en que la Reserva Federal siga comprando títulos del Tesoro. Es por ello, que luego del anuncio el USD/JPY retrocedió y los bonos de largo plazo de EE.UU. tuvieron el mejor día en semanas.

 La producción industrial revistó en noviembre una lectura mejor a la esperada al subir 1,1% (se esperaba un avance del 0,3%). El PMI manufacturero también superó las expectativas.

 Con esto, EE.UU. completa una semana con mayoría de sorpresas positivas en cuanto a reportes económicos. Pero las miradas del mercado se quedarán con lo anunciado por la FED el miércoles.