– Resumen y panorama del mercado de divisas 04/05/2013 –

RP 250413Las bolsas en el mundo cerraron la semana en positivo, impulsadas por la Reserva Federal, el Banco Central Europeo y el reporte de empleo de Estados Unidos. Las buenas señales desde EE.UU. no sirvieron para impulsar al dólar, que fue de las monedas de peor rendimiento en la semana. La que más cayó fue el yen y las mejores, las europeas, aunque no hubo grandes cambios.

Los datos de EE.UU. no venían siendo de lo mejor, en línea con la moderación en la recuperación, pero los dos últimos reportes sobre el mercado laboral (pedidos de subsidio de desempleo y las nóminas no agrícolas) superaron las expectativas, haciendo que el panorama sobre la economía mejore levemente (o aleje temores).

Esto no impactó del todo positivamente sobre el dólar el viernes, ya que sirvió para estimular el apetito por el riesgo en el mercado, debilitando por ende al billete verde. Solamente contra el yen, el dólar tomó un gran impulso.

De todas formas, los datos le sirven al dólar para limitar cualquier caída que tenga y además, de seguir así la economía y sobre todo las diferencias con otras regiones, es de esperar que comience a apreciarse.

El yen fue la peor de la semana debilitada por la suba en las bolsas y también por el reporte de empleo de EE.UU. que hizo que subir la tasa de los Treasuries.

El euro y la libra se encaminaban a cerrar como las monedas de mejor rendimiento, aunque sin grandes cambios con respecto a las monedas ligadas a commodities, ni los cierres de la semana pasada.

El euro resistió pese a que el BCE rebajó la tasa de interés. El mercado parece ser optimista en que se aplicarán más medidas de estímulo, incluso heterodoxas si la situación sigue empeorando . También el exceso de liquidez está jugando a favor del euro, ya que mejora la performance de los títulos italianos y españoles.

Poco ha cambiado en los últimos meses en el mercado de divisas. Todo parece limitado: las monedas ligadas a commodities, que se favorecen con la suba en las bolsas, se enfrentan a los riesgos de que las economías no crecen a tasas altas y además el crecimiento de China sigue sembrando dudas.

En Europa, la estabilidad de los mercados financieros choca contra la realidad del sector real de la economía, lo que debería de limitar las subas y tal vez también las bajas.

La libra siguió con el respiro y amagó con subir con fuerza a lo largo del mercado aunque luego se quedó. El GBP/USD llegó finalmente hasta 1,5600 y luego se quedó con menos fuerza. La próxima semana llegará el turno del Banco de Inglaterra cuyas decisiones pueden influenciar sobre la libra. Y luego será el turno del cambio de autoridades. Los datos económicos está semana ayudaron a la moneda británica.

La próxima semana no habrá tantos reportes y eventos económicos como en la que pasó, lo que no necesarimaente le quitará movimiento al mercado. Habrá que poner especial atención a los cruces de las monedas ligadas a commodities, ya que saldrá nueva información particularmente de Australia y Canadá.