700x420_eeuu-bandera-istock.jpg

La segunda revisión del Producto Interno Bruto (PIB) de Estados Unidos en el primer trimestre del año indicó que la mayor economía del mundo se contrajo un 5%. La lectura previa registró un crecimiento negativo del 4,8%, la primera vez que esto ocurría en 6 años y la contracción más profunda desde 2008.

La disminución del PIB real en el primer trimestre reflejó las contribuciones negativas del gasto personal, la inversión en inventarios, la inversión fija no residencial y exportaciones, que fueron parcialmente compensadas por contribuciones positivas de la inversión fija residencial, el gasto del gobierno federal, estatal y local, según indicó el Buró de Análisis Económico (BEA, por sus siglas en inglés) del Departamento de Comercio.

El revés en el gasto personal puso de manifiesto una caída en los servicios, liderados por la atención médica, así como por los servicios de hostelería y alojamiento. Por su parte, la inversión fija no residencial se vio afectada por una caída en la compra de equipos, especialmente aquellos relacionados con el transporte. El traspiés de las exportaciones reflejó principalmente el impacto de la pandemia en el área de servicios.

Fuente: eleconomista.es