La economía estadounidense creó en abril 160.000 empleos, una cifra que queda por debajo de los 200.000 que esperaba el mercado. Mientras, la tasa de paro se mantuvo en el 5% ante la fuga de personas de la fuerza laboral.

En este sentido, la tasa de participación de la fuerza laboral, que es la proporción de los estadounidenses en edad laboral que están empleados o al menos buscan un puesto, cayó por primera vez en siete meses, al 62,8%.

Asimismo, el departamento de Trabajo ha revisado a la baja el dato de marzo: de 215.000a 208.000 y el de febrero: de 245.000 a 233.000.

El mes pasado, el salario por hora ha subido un 0,3% (en línea con lo esperado), hasta los 25,53 dólares. Los sueldos mantienen un avance del 2,5% en tasa interanual. Durante abril, la cantidad de tiempo que la gente trabajaba cada semana se situó en las 34,5 horas.

El débil informe de empleo del mes de abril podría reducir las probabilidades de que la Reserva Federal aumente los tipos de interés en el mes de junio. Algunos expertos señalan que el banco central podría esperará a tener más evidencias de que la economía está en vías de recuperación.

 

Fuente: eleconomista.es