Hace instantes se ha publicado el  Índice de Precios al Consumo (IPC) de EEUU con una suba en el pasado abril hasta situarse en máximos no vistos desde 2009. Los precios aumentaron más de lo esperado debido a que la demanda en auge en medio de la reapertura de la economía presionó contra las restricciones de oferta, lo que podría alimentar los temores de los mercados financieros de un período prolongado de mayor inflación.

El índice de precios al consumidor aumentó un 0,8% respecto al mes anterior después de un aumento del 0,6% en marzo, según datos del Departamento de Trabajo del miércoles. Excluyendo los componentes volátiles de alimentos y energía, el denominado IPC subyacente subió un 0,9% desde marzo.

En términos interanuales, el IPC subió un 4,2% en el cuarto mes del año, mientras que la inflación subyacente aumentó un 3% en los últimos 12 meses.

Fuente: bolsamania.com