sectores inflacion

La inflación se ha convertido en uno de los temas estrella para los mercados en 2021. La estratosférica cantidad de estímulos fiscales y monetarios aplicados a las principales economías mundiales, junto al efecto comparativo respecto a un 2020 marcado por la pandemia, anticipa un boom económico y una subida de los precios importante en los próximos meses. ¿Será transitorio el repunte de la inflación o ha venido para quedarse?

El primer capítulo serio de esta historia ha comenzado este martes, con la publicación en Estados Unidos del IPC de marzo.

1. La tasa de IPC general ha repuntado un 0,6%, hasta el 2,6% interanual desde el anterior 1,7%. Se trata de una décima más de lo esperado por el consenso (2,5%) y es el aumento mensual más rápido desde agosto de 2012. Aunque este dato tiene interés para la población general, para los analistas no es el más importante.

2. Aquí entra en juego el IPC subyacente, que excluye las partidas más volátiles de alimentos y energía y refleja mejor el comportamiento de los precios a largo plazo. Este indicador ha repuntado un 0,3%, hasta el 1,6% interanual desde el 1,3% previo, lo que supone también una décima más de lo anticipado.

3. Sin embargo, este aumento ligeramente mayor de lo anticipado en el IPC no ha provocado un repunte en el rendimiento de la deuda estadounidense, ya que la rentabilidad del bono americano a 10 años se relaja ligeramente hasta el 1,67% desde el 1,69% previo.

4. «En los próximos meses, los efectos de base respecto a 2020 y los aumentos de precios únicos derivados de la reapertura de la economía, junto a cierto impacto de precios más altos por los cuellos de botella de la cadena de suministro, deberían continuar impulsando el ritmo de la inflación general hasta el 3,5% interanual«, señalan desde Capital Economics.

«Sin embargo», añaden, «compartimos la opinión de la Fed de que la aceleración de la inflación será transitoria y no representará el comienzo de una espiral inflacionaria ascendente«.

5. Por último, pese a que este dato es relevante, recordamos que la Reserva Federal (Fed) tiene en cuenta para su política monetaria el índice PCE, que mide la evolución del gasto de los consumidores y es más fiable para calibrar las expectativas de inflación a largo plazo. La Fed prevé que este indicador repunte hasta el 2,4% a lo largo de 2021 de manera transitoria, para situarse en niveles del 2% en 2022, dentro de su objetivo de inflación.

Fuente: bolsamania.com