___carney-buena_Q

 

El Banco de Inglaterra (BoE) no ha logrado alcanzar los objetivos de su programa de estímulos al segundo día de su ‘inauguración’ oficial. El objetivo para este martes era comprar bonos soberanos británicos por valor de 1.170 millones de libras, pero el BoE sólo pudo comprar 1.120 millones. La institución ha lanzado un comunicado en el que llama a la tranquilidad y asegura que compensará esa deficiencia con las próximas operaciones.

En la segunda reunión del Comité de Política Monetaria del BoE tras el Brexit, la institución no sólo bajó los tipos al 0,25%, sino que además amplió en 60.000 millones de libras (71.500 millones de euros), el programa de compras de activos, hasta alcanzar un volumen de 435.000 millones de libra. Este lunes comenzaba a funcionar este QE ampliado, al que tan sólo le han hecho falta dos días para incumplir y el marte el BoE incumplía su objetivo por primera vez desde 2009, año en el que se aprobó el primer paquete de estímulos.

Según el Financial Times, los fondos de pensiones y las compañías de seguros han chafado los planes del BoE. Estas firmas ocupan sus carteras con bonos de alta calidad crediticia que en muchas ocasiones se quedan hasta su vencimiento, con el único objetivo de ir recibiendo los cupones periódicos de dichos activos.

La oferta que hizo el BoE los bonos británicos a largo plazo no pareció convencer a fondos de pensiones y compañías de seguros, que han preferido quedarse con estos activos por el momento, dentro de un contexto de tipos casi cero y rentabilidades bajas o incluso negativas en gran cantidad de activos de renta fija.

Mitul Patel, analista en Henderson Global Investors,  cree que el BoE tendrá que ofrecer unos precios muy superiores a los de mercado para que estas firmas acepten deshacerse de sus bonos británicos a largo plazo. El BoE ya tiene en su balance un tercio de todos los bonos soberanos británicos del mercado.

El BoE ha asegurado en un comunicado que hay que mantener la calma y seguir comprando bonos. La situación que se produjo ayer pudo ser también producto de la escasa liquidez en meses como agosto. No obstante, analistas como Mike Amey de Pimco, creen que no se trata de un problema de liquidez, «conseguir esos bonos va a ser un reto para el BoE».

Fuente: eleconomista.es