Japan, Tokyo, West Shinjuku, office buildings and flag, low angle view
Japan, Tokyo, West Shinjuku, office buildings and flag, low angle view

 

l Banco de Japón mantuvo este jueves sin cambios su política monetaria y se apegó a su visión optimista de la economía, aún cuando una renovada apreciación del yen y una caída de las acciones amenazan con dañar la confianza de las empresas y descarrilar una frágil recuperación económica. La entidad teme una escalada del yen provocada por el ‘Brexit’.

El banco central, sin embargo, ofreció unas perspectivas sobre la inflación algo más débiles que en abril, afirmando que por el momento las variaciones interanuales del Índice de Precios al Consumidor (IPC) posiblemente serán levemente negativas o cercanas a cero por ciento.

El banco central mantuvo su promesa de aumentar la base monetaria, o el efectivo y los depósitos en circulación, a un ritmo anual de 80 billones de yenes. También mantuvo sin cambios los tipos de interés de -0,1% que aplica a parte de los excesos de reservas que las instituciones financieras mantienen en el BOJ.

La decisión sobre la meta de base monetaria se tomó por ocho votos a favor y uno en contra. La decisión sobre los tipos negativos fue por siete votos contra dos.

El BOJ sorprendió a los mercados en enero al incluir los tipos de interés de -0,1% a su enorme programa de compra de activos, conocido como «alivio cuantitativo y cualitativo», en un nuevo intento por acelerar a la inflación hasta su meta de un 2%.

La Bolsa de Tokio aceleró hoy su caída hasta el 3%, su mínimo en cuatro meses, afectada de nuevo por el ‘Brexit’, la subida del yen y la decisión del Banco de Japón (BoJ) de mantener intacto su programa de estímulo. El Nikkei cerró con una caída de 485,44 puntos, un 3,05%, y quedó en los 15.434,14 puntos.

Fuente: eleconomista.es