• El banco central mantiene sin cambios la política monetaria
  • Kuroda dice que el G7 y G20 frenará el proteccionismo de Trump

japon-mano

 

El Banco de Japón (BoJ) mejoró hoy su pronóstico de crecimiento para el PIB nipón en lo que respecta al actual curso fiscal -que concluye en marzo- y al siguiente ejercicio en cuatro y dos décimas respectivamente, hasta situarlo en el 1,4% y el 1,5%.

La entidad anunció la medida al término de su reunión mensual de dos días, en el transcurso de la cual decidió mantener intacta su política monetaria, basada en un gran paquete flexibilizador y en el control de los tipos a través de la curva de rendimientos para lograr una inflación de en torno al 2%.

La mejora de su perspectiva para los ejercicios 2016 -que termina el 31 de marzo- y 2017 -que arranca el 1 de abril y se cierra el 31 de marzo de 2018- con respecto a su último calculo responde a la recuperación de las exportaciones, importante pilar del producto interior bruto (PIB) nipón.

El nuevo pronóstico «refleja principalmente la mejora en las economías extranjeras y el debilitamiento del yen», factores que potencian el músculo exportador, según el comunicado publicado hoy por el BoJ, que estima que el PIB «probablemente siga creciendo a un ritmo por encima de su potencial» hasta el ejercicio fiscal 2018.

Aunque la entidad dice que la inflación probablemente se incremente próximamente por encima del 0% actual gracias a la recuperación de los costes de la energía, también admite que el impulso al alza de los precios «no es aún lo suficientemente firme».

Un 2016 peor de lo esperado

Reflejo de ello es que hoy empeoró en una décima su dato previsto para el ejercicio 2016 con respecto a su anterior pronóstico de otoño.

Así, el BoJ espera que los precios cierren el actual ejercicio con una caída del 0,2% y que se recuperen en el próximo curso fiscal hasta mostrar una inflación del 1,5%, dato, este último, similar al publicado el pasado 1 de noviembre.

Además de destacar la recuperación de las exportaciones, el banco central nipón subrayó hoy que el consumo, principal componente de la economía japonesa, se ha mostrado sólido.

También que el gasto de capital de las empresas permanece en una «moderada tendencia al alza», que la producción industrial y la inversión inmobiliaria están «en recuperación» y que la inversión pública se ha mantenido «más o menos plana».

Aviso para Trump

El gobernador del Banco de Japón (BoJ), Haruhiko Kuroda, considera, pese a la inquietud que generan las posturas proteccionistas de Donald Trump, las políticas que defienden el G7 y el G20 evitarán que estas tendencias se extiendan a nivel global.

«Existe preocupación de cara a que las políticas proteccionistas de la Administración Trump puedan reducir el volumen del comercio internacional», dijo Kuroda en rueda de prensa.

«Sin embargo no creo que ese proteccionismo vaya a contagiarse a gran escala gracias a las políticas (inclinadas al libre comercio internacional) que priman en el G7 o el G20», añadió.

En términos financieros, Kuroda sostuvo que «aunque la política del nuevo Gobierno aún no está clara», quedan patentes los buenos fundamentos sobre los que se sostiene la economía de EE.UU., así como la reciente subida en los rendimientos de los bonos del Tesoro estadounidense a largo plazo o el alza que vive Wall Street.

En todo caso, el gobernador del BoJ aseguró que la entidad que dirige se mantendrá «vigilante» dada la «gran influencia de la política financiera de Estados Unidos en los mercados globales».

Kuroda evitó pronunciarse al ser preguntado por la reciente prohibición aprobada por la Casa Blanca para conceder visados o asilo a ciudadanos de siete países musulmanes, argumentando que ese terreno «no es competencia del Banco de Japón».

Fuente: eleconomista.es