• Irán no congelará su producción hasta que alcance los 4 millones de barriles
  • La reunión de la OPEP podría haberse aplazado hasta el mes de abril
  • Nuevos descensos en los precios del petróleo.

En pleno inicio de semana, el barril de Brent vuelve a cotizar por debajo del nivel de los 40 dólares, mientras que el de West Texas retrocede también, bajo los 38 dólares.

Estas caídas se producen después de que el crudo de referencia en Europa subiese un 4,3% durante la semana pasada. El de referencia en EEUU avanzó el 7,2% en ese mismo período.

Las recientes subidas han estado alimentadas por la posibilidad de que los principales productores decidan de manera coordinada una congelación de la producción. Una menor oferta provocaría un aumento del valor de crudo.

Sin embargo, no todos los países se han mostrado partidarios de esta idea o al menos tal y como la han planteado Rusia y Arabia Saudí. El último en pronunciarse ha sido Irán. El país ha anunciado que no se unirá a una posible congelación de la producción hasta que su propia producción alcance los 4 millones de barriles diarios.

Esto conllevaría a que aumentase su producción en un millón de barriles diarios durante este año. De esta manera, el miedo a un exceso de oferta vuelve al mercado de materias primas tras las intenciones de un país que produjo tres millones de barriles diarios durante el mes de febrero, según datos recogidos Bloomberg.

La postura de Irán podría ser abordada a lo largo del día, ya que está previsto que el ministro de Energía iraní, Bijan Zanganeh, se reúna con su par ruso, Alexander Novak, en Teherán. Rusia, junto con Arabia Saudí, está en grupo de los países que abogan por congelar la producción.

A este escenario se suma la incertidumbre que rodea la posible reunión de los países de la OPEP y no OPEP, que podría haberse aplazado hasta el mes de abril. Inicialmente estaba prevista para marzo.

Fuente: eleconomista.es