ep andrew bailey gobernador del banco de inglaterra

Ha mantenido las tasas sin cambios en el 0,1%.

El Banco de Inglaterra (BoE por sus siglas en inglés) ha cumplido las previsiones del consenso y ha aumentado su programa de compra de activos en 150.000 millones de libras, hasta 895.000 millones. Los analistas anticipaban una nueva ronda de estímulos de 100.000 millones de libras esterlinas ante la dureza con la que la segunda ola del Covid ha azotado a Reino Unido.

El organismo monetario ha aplicado más estímulos porque ha empeorado sus previsiones económicas, ya que ahora anticipa una caída del PIB británico en 2020 del 11%, frente a su anterior previsión del 9,5%. Y para 2021, anticipa un crecimiento del PIB del 7,2%, frente a su anterior pronóstico del 9%. El supervisor ha hecho públicas sus proyecciones para Reino Unido en una jornada en que el país encara su segundo cierre nacional, con restricciones que se prolongarán cuatro semanas.

El banco central dirigido por Andrew Bailey ha mantenido sin cambios las tasas de interés en el 0,1%, pese a que en septiembre reveló que estaba explorando la posibilidad de entrar en el terreno de los tipos negativos, un escenario al que el BoE se encaminará tarde o temprano a juicio de los analistas.

En su análisis, el Comité ha tenido en cuenta el rápido aumento en las tasas de infección por Covid y todas las nuevas restricciones anunciadas por el Gobierno hasta el pasado 31 de octubre, lo que ha llevado a la institución a revisar sustancialmente a la baja sus pronósticos para el cuarto trimestre de 2020, cuando espera que el PIB del Reino Unido caerá «en torno a un 2%», lo que supone un recorte de seis puntos porcentuales respecto de sus previsiones de agosto.

En este sentido, el Banco de Inglaterra advierte de que existen indicios de que el gasto de los consumidores se ha suavizado, mientras que las intenciones de inversión se han mantenido débiles como consecuencia de la evolución más reciente de la pandemia, que afectará al gasto a corto plazo en mayor medida que lo proyectado en agosto, provocando una caída del PIB en el cuarto trimestre de 2020.

Fuente: bolsamania.com