El mercado mantuvo la precaución a la espera de la Reserva Federal pero entre las divisas, el dólar no pudo aguantar y cayó con fuerza, perdieron varios niveles clave. Luego del dólar la peor moneda del día fue el yen. Entre las mejores, la que más se destacó fue el kiwi (NZD) junto con el euro.

 El NZD/USD llegó a máximos que no se veían desde principios de marzo, quedando a las puertas de 0,8400 mientras que el AUD/NZD cayó a probar los mínimos de noviembre. El NZD/JPY llegó a máximos en años y el EUR/NZD quedó probando el soporte de un rango de cotización que se mantiene desde semanas.

 La perspectiva tanto para el kiwi como para el aussie, podría quedar marcada en parte por lo que ocurra con la FED y el impacto sobre el mercado. Si este llegará a disparar el apetito por el riesgo y debilitar al dólar entonces podríamos presenciar una aceleración en la suba mientras que si por el contrario, genera cierta aversión al riesgo, aumentarían considerablemente las probabilidades de importantes reversiones.

 El euro tuvo un buen desempeño en el mercado y cerró con mayoría de resultados positivos. El mercado de bonos europeo está aliviado y el martes hubo buenos datos sobre sentimiento de los inversores en Alemania, lo que se reflejó en la cotización del euro. Lo dicho anteriormente y la debilidad del dólar, empujaron al EUR/USD por sobre 1,30. Desde el punto de vista técnico tiene más espacio para subir, pero antes del cierre del miércoles estará la FED con un potencial de cambiar el escenario.

 Las negociaciones en torno a las cuestiones fiscales continúan en EE.UU. y parece haber un aproximación entre republicanos y demócratas.

 El yen cayó a lo largo del mercado, incluso frente al dólar. La caída en el valor de los títulos del Tesoro de EE.UU. lo presionó a la baja. Llama la atención está caída ya que el miércoles se llevará a cabo el anuncio de la FED, con altas probabilidades (según varios economistas) de que se anuncien más compras de títulos. Colaboró además en la caída del yen la suba en las bolsas (principalmente las plazas europeas).

 Tanto el oro como el petróleo se mantuvieron en rangos, posiblemente a la espera de lo que pase mañana. El oro se persiste cerca de los máximos de la semana pero de haber grandes variaciones el miércoles, podría subir a probar resistencias importantes o caer a probar soportes de mediano plazo.

 El dólar se depreció en todos los frentes salvó contra el yen. La debilidad del billete verde fue normal para un día antes de la decisión de la FED y más aún considerando que varios cruces de divisas habían quebrado niveles relevantes el lunes y técnicamente era de esperar un avance mayor. Esta situación continúa aplicando y el panorama para el dólar de cara a fin de año luce más debilitado, pero… mañana todo puede cambiar (o no).

 Lo que dejó el martes:

* La confianza de los inversores alemanes, medida a través de la encuesta ZEW, saltó a máximos en meses.

* Se conoció que el banco suizo UBS comenzará a cobrar para los depósitos en francos suizos como lo anunciara el Credit Suisse días atrás.

* El déficit comercial de EE.UU. se amplió en octubre ante una caída en las exportaciones y una suba en las importaciones. El resultado estuvo en parte determinado por las variaciones en los precios.

* Según fuentes oficiales Grecia habría atraído a que se presenten suficientes bonos para la recompra, que alcanzarían para desbloquear el próximos desembolsos de fondos del paquete de ayuda de la Unión Europea y el Fondo Monetario internacional.

 *Aunque los títulos a largo plazo de EE.UU. estén retrocediendo, el Tesoro coloco en el mercado notas a 3 años pagando el costo más bajo de la historia (rendimiento del 0,327%) para ese tramo.