La semana terminó con el dólar subiendo a lo largo de todo el mercado y borrando las pérdidas que tenía. Las peores monedas de la semana en cuanto a rendimiento fueron las ligadas a commodities. Las bolsas terminaron el viernes en rojo pero la semana sin grandes cambios. El rally de Navidad y de fin de año en los activos de renta variable quedó bajo serias dudas y ahora amenaza con ser una caída por un precipicio, no infinito, pero que puede generar daño.

El aussie, el loonie y el kiwi se llevaron la peor parte esta semana y perdieron gran parte del terreno que venían ganando desde octubre, alejándose de importantes zonas. La caída se dio en todos los frentes y no solamente contra el dólar, ya que hubo retrocesos también contra el yen y las monedas europeas.

 El dólar terminó fortaleciéndose sobre el cierre de la semana y parece que finalizó con ganas de seguir subiendo, aunque estamos en épocas de recorridos exagerados. Si reaparecen los compradores de activos más riesgosos entonces se hará más difícil para el billete verde continuar trepando.

Era esperable una corrección favorable al dólar teniendo en cuenta los recorridos de días atrás. La pregunta ahora es si esta corrección seguirá o si, por ejemplo, habrá sido para que el EUR/USD y el GBP/USD tomen carrera para superar 1,33 y 1,63 respectivamente.

Hay que tener en cuenta que restan días poco comunes en el 2012. Habrá varios feriados y pocos datos nuevos.

La buena información económica de EE.UU. que se conoció el viernes (que se suma a la del jueves) no fue suficiente para borrar los temores que emergen por la crisis en las negociaciones fiscales entre líderes republicanos y demócratas. Las bolsas lo sintieron y cayeron en todo el mundo.

 Oro y petróleo

El oro el viernes recuperó terreno pero no pudo evitar tener la caída semanal más grande desde junio de este año. En los mínimos de la semana se ubica una zona de soporte importante que posiblemente siga a prueba. En caso de caer por debajo de $1.625 se abrirían las puertas a un descenso mayor.

El barril de petróleo retrocedió el viernes y no pudo terminar la semana por encima de $90, lo que hubiera sido positivo para el futuro. La cotización se mantiene aún en rangos. Si bien la cotización se ubica cerca del límite superior, no lo pudo superar en la semana y de mantenerse el rango, deberíamos de esperar un retroceso moderado.

 Lo que dejó el viernes:

 El denominado Plan B, presentado por el líder republicano de la Cámara de los Representantes es retirado debido a falta de apoyo incrementando los temores a que no se alcance un acuerdo para evitar el “abismo fiscal”. Esto envió a las acciones a la baja en todo el mundo y favoreció al dólar y al yen.

 La economía del Reino Unido creció menos de lo estimado anteriormente ya que le PBI subió 0,9% durante el tercer trimestre lo que implica una rebaja con respecto al 1% informado anteriormente

 Mario Monti, el primer ministro de Italia presentó la renuncia. Con eso, los organismos internaciones pierden un aliado y los mercados a un tecnócrata, que lucho por evitar que Italia tenga que recurrir a ayuda financiera extraordinaria. De todas formas, la situación sigue siendo complicada: bajo crecimiento y débil posición fiscal. A su vez, los impuestos han subido y esto pesa sobre los consumidores.

 Otra jornada con mayoría de datos positivos de EE.UU.: aumentó el índice manufacturero de la FED de Kansas (diciembre), positiva lectura de las órdenes a fábrica al subir 0,7% (noviembre), el ingreso trepó 0,6% y el gasto 0,4%. En el lado negativo, la confianza del consumidor se redujo (¿habrá sido el peso del abismo fiscal?).

 Con esto terminó una semana con mayoría de sorpresas positivas de la economía estadounidense que se mantiene en la senda de recuperación.

El PBI de Canadá creció durante octubre 0,1%, en línea con lo que se esperaba, mientas que el índice de inflación minorista registró un descenso del 0,2%. Se esperaba que se mantuviera sin cambios. Esta menor inflación, puede estar anticipando una menor actividad económica y a su vez aleja la probabilidad de una política monetaria de ajuste. Esto llevó a que el loonie se deprecie luego de la publicación de estos datos.