– Resumen y panorama del mercado de divisas 26/04/2013 –

 Después del franco suizo, el euro fue la moneda de peor rendimiento en la semana seguida de cerca por el dólar. En el otro extremo estuvo la libra esterlina, que al menos temporariamente logró remover las presiones bajistas y fue la mejor. Se cierra una semana interesante, para darle paso a otra, que al menos desde los números y los eventos será clave.

 

 EUROEl próximo jueves el Banco Central Europeo decidirá sobre tasa de interés. La expectativa comenzó a cambiar en los últimos días y en lugar de esperar que las tasas se mantengan estables, ahora hay varios analistas que esperan un recorte. Este cambio se debió a los datos económicos de la región y pesó sobre el euro. El débil momento económico no fue lo que llevó a retroceder al euro, sino la expectativa de un recorte de tasas. De ocurrir o no los efectos sobre la cotización no son claros. Desde el punto de vista fundamental, el euro parece tener limitado el camino alcista pero no así el bajista en los días que corren y que cambian rápido.

El EUR/USD pudo cerrar por encima de 1,30 la semana pero sin dar muchas señales. Lo más importante es que resistió pero sigue perdiendo brillo a diferencia del GBP/USD que lo recuperó y de gran forma. La libra superó los máximos del mes y cerró apuntando hacia arriba. La apreciación de la divisas británica se dio en todos los frentes ¿le pondrá fin de esta forma a la debilidad mostrada desde el comienzo del 2013? Pronto para saberlo.

Los recorridos del euro es de esperar que vayan subiendo en volatilidad pero sin una dirección clara hasta que se expida el BCE. Por su parte, lo que haga el dólar puede depender de lo que hagan las otras monedas, ya que no está siendo como en otras épocas el director de la orquesta. El miércoles la FED anunciará su decisión de política monetaria, allí no se esperan cambios pero si los hay, habrá gran repercusión con el dólar como gran protagonista. En términos generales, los cruces del dólar parecen tener limitaciones tanto en el recorrido alcista como en el bajista y la lógica parece ser buscar oportunidades en el corto plazo.

Las bolsas y el precio de las materias primas cerraron en terreno positivo pese a que no hubo grandes señales desde la economía. En Estados Unidos los datos no fueron alentadores, aunque los reportes de ganancias de las empresas fueron en su mayoría positivos. Pero, la gran corrección que se teme en los mercados, sigue siendo por ahora una amenaza que no se materializa.

El buen ánimo impulsó a las monedas ligadas a commodities, particularmente al kiwi y al loonie. El aussie cerró sin cambios contra el dólar y estuvo corriendo por detrás durante toda la semana afectada por los datos de inflación y algunas especulaciones sobre recorte de tasas. Sobre el cierre de la semana el aussie dio algunas señales de estabilización y recuperación. La que mejor rendimiento tuvo fue el dólar de Canadá que en la próxima semana deberá ratificar lo hecho, sobre todo cuando se conozcan las cifras de crecimiento del PBI.

El oro también fue un gran animador de la semana, con una recuperación importante, que perdió algo de fuerza sobre el cierre de la semana. La tendencia se mantiene bajista, pero el movimiento de precios en el corto plazo, aún puede prestarse a extender las correcciones alcistas, aunque sería difícil verlo subir más allá de $1.550.

Por último, el yen tuvo un buen desempeño guiado por el USD/JPY que tras no poder superar 100,00, ni una línea bajista de corto plazo emprendió una importante corrección que se acentuó luego de que el Banco de Japón no sorprendiera con más anuncios (era lo esperado). La perspectiva de corto plazo está a favor del yen, pero en el largo plazo es de esperar que siga la debilidad.