Un lunes con relativa calma en las bolsas y en el mercado de divisas. La libra y el franco suizo fueron entras las monedas más operadas las que peor rendimiento tuvieron. El dólar cerró mayoritariamente en rojo aunque con pérdidas moderadas. El euro siguió con su rally.

 

 El dólar cerró con pérdidas frente al aussie y al kiwi, que recuperaron parte del terreno perdido el viernes. El panorama aún no es claro. El AUD/USD continúa cerca de 1,0600 pero no logra superar dicho nivel, mientras que algo parecido sucede con el NZD/USD.

 El euro mantuvo su buen momento y lo ratificó con el EUR/USD llegando a 1,34 y el EUR/JPY a 120,00, aunque no lograron cerrar el día por encima de dichos niveles. Cualquier baja deberá ser considerara por ahora como una corrección ya que la tendencia sigue favoreciendo al euro.

 La reciente suba el euro luego de lo anunciado por el BCE obligó a varios bancos y analistas a revisar las proyecciones del euro para los próximos meses: todas revisiones alcistas. Cuando todos parecen apuntar en la misma dirección, se crean los momentos para sorpresas. De todas formas, por ahora, la única leve señal de corrección es que el EUR/USD no pudo cerrar el lunes pro encima de 1,34, y lo hizo en otro a 1,3380, que es otra nivel importante.

 La libra se mantuvo sin fuerza a lo largo del mercado, mostrando la debilidad de los últimos días y con cierto peso encima. Hacia el final de la sesión americana el GBP/USD logró alejarse de los mínimos del día. El debate parece ser si el GBP/USD romperá primero 1,63 o 1,60. La tendencia debería llevar a un quiebre alcista, pero el rechazo sufrido a fines de diciembre en 1,63, seguido por una gran reversión sembró grandes dudas, que aún se mantienen.

 Algunos factores que están pesando sobre la libra son por un lado los datos económicos del Reino Unido juntos con las continuas proyecciones de una nueva recesión y la estimación de que perderá la máxima calificación crediticia. En lo que respecta al mercado de divisas, la suba del EUR/GBP, que el lunes superó 0,8300 por primera vez desde el 4 de abril de 2012, jugó en contra de todos los cruces de la libra.

 El yen comenzó la sesión asiática alcanzando nuevos mínimos en años en el mercado, aunque luego recuperó terreno durante la sesión europea retrocediendo nuevamente en la americana. La debilidad del yen posiblemente continúe hasta la próxima semana cuando se realice la reunión del Banco de Japón. Luego de las decisiones posiblemente encuentre algo de aire temporal, pero no está claro en que nivel será. El USD/JPY tuvo el cierre diario más alto desde junio de 2010.

 La vuelta del EUR/CHF. El cruce entre el franco suizo y el euro parece estar de regreso para ser operado ya que sigue realizando recorridos importantes, aunque por ahora unidireccionales. El par superó 1,23 llegando a niveles no vistos desde diciembre de 2013. En los últimos tres días subió más de 250 pips. Baste recordar que en los 12 meses anteriores se movió en un rango de 200 pips.

 Si bien la magnitud de la suba parece tener la forma de una intervención, es posible que no se haya dado ninguna. Las subas del EUR/CHF suena más factible que se hayan debido a un euro más fuerte, particularmente desde que el BCE diera señales de que no rebajará las tasas, sumado a esto la mejora en los mercados financieros europeos y la pérdida de atractivo de la moneda suiza, que se debilitó a lo largo de todo el mercado el lunes. El USD/CHF subió casi 100 pips en un día en donde el dólar no se mostró muy fuerte en el mercado.

Lo que quedó del lunes:

  •  Durante el fin de semana se aprobó en Grecia una nueva ley tributaria que subirá los impuestos con el objetivo de incrementar la recaudación y reducir el déficit.
  •  La producción industrial en la Eurozona se redujo 0,3% en noviembre (más de lo esperado). Lo que mantiene los datos en el marco de una contracción económica (la tasa anual se ubica en -3,7%).
  •  La inflación mayorista en Alemania salió dentro de lo esperado y sigue mostrando un descenso, alejando presiones inflacionarias. El martes será el turno de la minorista.
  •  Los bancos españoles disminuyeron la deuda con el BCE por tercer mes consecutivo, reflejando las mejoras en los mercados financieros europeos. El monto total sigue siendo considerable (€313.000 millones).