La cotización del oro se ha recuperado en los últimos tres días y además de regresar por encima de $1.700 la onza, volvió por sobre una línea que había quebrado. En las jornadas del miércoles, jueves y viernes pasado la cotización encontró soporte en la zona de $1.685, por donde podemos trazar una línea alcista, que cuenta con dos puntos de apoyo previos, dándole más vigencia a la misma.

 Por lo tanto, la cotización está experimentando un rebote desde un importante nivel. De ser quebrado $1.685 esperamos una aceleración en la caída con objetivo inicial en $1.660.

 Hacia el alza, un regreso por encima de $1.720 potenciaría a la onza hacia $1.735/40; de superar $1.750, las próximas resistencias relevantes serán $.1780 y $1.800.