Ayer, jueves, el mercado y los distintos portales económicos analizaron el petróleo (para el futuro del barril de crudo tipo Brent) y Repsol y decían de los dos que las zonas de control, las resistencias a batir, se encontraban en los $36,25 y los 9,70 euros respectivamente.

Pues bien, durante la parte final de la sesión europea se pudo ver cómo el petróleo se desinflaba y Repsol se daba vuelta de forma violenta tras llegar a marcar un máximo en la sesión en los 9,676 euros. Es decir, los dos subyacentes se alejaron de las zonas de control a batir. Donde se hizo más evidente el giro a la baja fue sin lugar a dudas en los títulos de Repsol, que al mediodía llegaba a subir un 4,60% para finalmente cerrar en números rojos.

 

 

 

Fuente: bolsamania.com