yuan-bandera-flechas

No hay duda. El yuan chino ha sido una de los grandes protagonistas de 2016. La devaluación llevada a cabo en el mes de enero y la consiguiente depreciación que ha registrado a lo largo del resto del ejercicio marcaron la evolución del resto de los mercados e hicieron cundir el pánico entre analistas e inversores -sobre todo en la primera mitad del año-.

Sin embargo, el nuevo año parece haber traído un aire remozado al Renminbi. La tendencia ha cambiado para la moneda del pueblo (esa es su traducción literal). La combinación de una serie de datos positivos publicados en las últimas sesiones por el país asiático así como el hecho de que empiezan a surtir efecto las medidas del Banco Popular de la Republica Popular de China (PBoC), han favorecido esta vuelta de mercado.

El yuan ha repuntado cerca de un 2% en las últimas dos sesiones marcando así su nivel más alto desde noviembre del año pasado. De hecho, nunca antes se ha revalorizado tanto en apenas dos sesiones como lo esta haciendo entre ayer y hoy.

A este hecho hay que sumar la presentación del buen dato de PMI de servicios publicado por Caixin en la sesión de hoy, que mide la actividad del sector en China y que ha registrado en diciembre su nivel más alto de los últimos 17 meses tras batir las expectativas de los expertos y tocar los 53,4 puntos.

Y no es el único, a comienzos de semana el PMI manufacturero también batía las previsiones al llegar a 51,9 puntos por los 50,7 esperados.

Las previsiones aún no han cambiado

La subida del yuan en su cruce frente al dólar en los últimos días ha coincidido con un ligero periodo de descensos de la divisa yankee.

Sin embargo, la divisa china es una de las más alcistas de lo que va de ejercicio. De hecho, frente al resto de monedas más negociadas del mundo se ha apreciado de media un 1,7%. El avance más pronunciado es el que ha llevado a cabo en su cruce frente a la libra esterlina frente a la cual se revalorizado un 2,25%.

 

Fuente: eleconomista.es