1

Los expertos creen que Escocia tiene ante sí una oportunidad de oro para arrebatar a Londres ese puesto

  • La ministra principal de Escocia, Nicola Sturgeon, ya ha pedido un referéndum sobre la independencia del Reino Unido
  • Los escoceses votaron mayoritariamente por la permanencia de Reino Unido en la UE el pasado jueves

El país lidera todas las apuestas para convertirse en el nuevo centro financiero tras el Brexit. Su determinación para quedarse en el club europeo puede hacer que finalmente le arrebate ese puesto a Londres, tal y como pronostican algunos expertos.

Pese a la incertidumbre en la que se encuentra sumida Escocia, que votó mayoritariamente por la permanencia en la UE y ahora exige la convocatoria de un referéndum sobre la independencia del Reino Unido porque las condiciones votadas e 2014 han cambiado con el Brexit, lo cierto es que esta situación podría ser una muy buena oportunidad para el país, según ha dicho el legislador británico Mark Garnier y recoge Bloomberg.

Y es que Garnier, miembro conservador del Comité del Tesoro del Parlamento británico, considera que los escoceses deben aprovechar la victoria del Brexit en el referéndum celebrado el pasado jueves 23 de junio para usurpar la posición que actualmente ostenta Londres como centro financiero. «Si Nicola Sturgeon -ministra principal de Escocia- está tratando de encontrar una alternativa al papel de Escocia, puede hacerlo quitando los servicios financieros a Londres», ha señalado Garnier. «Eso es exactamente lo yo estaría intentando hacer, tratar de construir un centro de servicios financieros que sería el sucesor natural de Londres al independizarse de Reino Unido y mantenerse dentro de la Unión Europea».

LO QUE TIENE A SU FAVOR

Garnier apunta que hay algunos elementos que Escocia tiene en su contra. «Claramente no tiene los ingresos de los recursos naturales que nos pareció que tenía hace dos años», pero lo que sí tiene es «un montón de esas cosas que hace que Londres sea atractiva como base de los servicios financieros, entre ellos un buen montón de dinero saliendo de Edimburgo. Por lo tanto, ya tiene los cimientos de un centro de servicios financieros».

«Escocia tiene a grandes rasgos el mismo estado de derecho, el régimen de regulación es el mismo por lo que si son inteligentes pueden mantenerlo, y además hablan inglés»

En el referéndum de la semana pasada, el 62% de los escoceses votaron a favor de la permanencia en la UE, frente al 52% de los ingleses que votaron a favor del Brexit. Dejar el bloque plantea la posibilidad de que los bancos británicos y aseguradoras pierdan los llamados ‘derechos de pasaporte’ que les permiten el acceso al mercado único de la región. «Fue bastante claro, Escocia quería quedarse», ha señalado Garnier, que considera que «si Reino Unido sale del mercado único y no tendremos los ‘derechos de pasaporte’ y entonces el atractivo de Londres como centro financiero se reduce, porque pasa sobre todo por el hecho de que es un punto de acceso a Europa».

«Escocia tiene a grandes rasgos el mismo estado de derecho, el régimen de regulación es el mismo por lo que si son inteligentes pueden mantenerlo, y además hablan inglés», ha remarcado el experto. «No es un mal lugar, quizá un poco húmedo, pero se puede vivir con eso», ha concluido.

LO QUE TIENE A SU FAVOR

Garnier apunta que hay algunos elementos que Escocia tiene en su contra. «Claramente no tiene los ingresos de los recursos naturales que nos pareció que tenía hace dos años», pero lo que sí tiene es «un montón de esas cosas que hace que Londres sea atractiva como base de los servicios financieros, entre ellos un buen montón de dinero saliendo de Edimburgo. Por lo tanto, ya tiene los cimientos de un centro de servicios financieros».

En el referéndum de la semana pasada, el 62% de los escoceses votaron a favor de la permanencia en la UE, frente al 52% de los ingleses que votaron a favor del Brexit. Dejar el bloque plantea la posibilidad de que los bancos británicos y aseguradoras pierdan los llamados ‘derechos de pasaporte’ que les permiten el acceso al mercado único de la región. «Fue bastante claro, Escocia quería quedarse», ha señalado Garnier, que considera que «si Reino Unido sale del mercado único y no tendremos los ‘derechos de pasaporte’ y entonces el atractivo de Londres como centro financiero se reduce, porque pasa sobre todo por el hecho de que es un punto de acceso a Europa».

«Escocia tiene a grandes rasgos el mismo estado de derecho, el régimen de regulación es el mismo por lo que si son inteligentes pueden mantenerlo, y además hablan inglés», ha remarcado el experto. «No es un mal lugar, quizá un poco húmedo, pero se puede vivir con eso», ha concluido.

 

Fuente: bolsamania.com