La reacción más acusada en la jornada fue la del Euro. Escaló casi un 3% en la sesión en su cruce contra el Dólar, desde los 1,06 en los que cerró la jornada anterior hasta moverse en el entorno de los 1,09 billetes verdes.

Con ello, saldó su mayor repunte diario frente a la divisa estadounidense desde marzo del año 2009. Un movimiento que viene después de seis semanas en las que se ha depreciado desde los 1,13 dólares, al calor de una ampliación del Quantitive Easing (QE) más agresiva de lo que ha resultado. Olivier Arpin, economista de UBP, explica que «la principal consecuencia del exceso de optimismo que había en torno a la reunión del BCE ha sido la apreciación de un 3% del euro en su cruce frente al dólar», que pese a todo cae un 9% en lo que va de año. El movimiento deja vía libre a la Reserva Federal estadounidense, que va a emprender el camino contrario al del BCE y va a subir los tipos de interés muy probablemente en dos semanas.

El enfriamiento de la institución ha vuelto a paralizar, de momento, la paridad del euro con el dólar. No obstante, algunos analistas mantienen sus previsiones: «Suponiendo que Janet Yellen siga el plan previsto y suba los tipos de interés tal y como se espera, podríamos asistir a la reanudación de la reciente tendencia bajista del euro», argumenta Azad Zangana, economista europeo de Schroders

 

Fuente: eleconomista.com