Las monedas europeas cerraron la semana pasada con ganancias contra el dólar, con lo que retomaron los recorridos alcistas tras unos días de pausa que coincidió con el cierre parcial del gobierno de Estados Unidos.

El EUR/USD mantuvo la directriz alcista y tuvo el mejor cierre semanal en casi dos años, aunque no lo pudo hacer encima de 1,3700 que es el desafío más próximo para el euro. De confirmarse por encima, la mirada podría pasara a la próxima resistencia de largo plazo, entre 1,3870 y 1,3900.

En caso de producirse correcciones bajistas, la tendencia alcista no va a peligrar, salvo que ocurre un cierre semanal por debajo de 1,3350.

EUR/USD SEMANA
EUR/USD SEMANA

El GBP/USD cerró con importantes ganancias la semana, recuperando lo que habían sido dos pérdidas consecutivas en las anteriores. La libra logró sostenerse por encima de una línea alcista, ratificando la perspectiva a favor en el mediano plazo.

La resistencia clave sigue siendo 1,6300: el par necesita de cerrar significativamente por encima para abrirle las puertas a una suba mayor. Desde hace más de dos años que el GBP/USD no logra cerrar una semana en dichos niveles.

En el camino al sur, un retroceso que se torne significativo y que lleve a la cotización por debajo de 1,5880 (con un cierre bastante por debajo) dejará sin momento de mediano plazo a la libra.

GBP/USD SEMANA
GBP/USD SEMANA