El Banco de Japón mantiene los estímulos y atisba el fin de la deflación

El banco central observa que la economía japonesa «ha comenzado a recuperarse de forma gradual» pero advierte de que «las expectativas de inflación se han debilitado un poco»

La parálisis económica generada por la crisis del coronavirus, que también mantiene en jaque a la tercera economía del planeta, ha llevado al Banco de Japón (BoJ) a mantener su amplio programa de flexibilización monetaria y las fuertes medidas de estímulo que aplica para sostener al sector privado. Tras su reunión de dos días, la junta de política monetaria del banco central nipón ha reiterado su objetivo de alcanzar una inflación interanual del 2%, una meta muy complicada para el país ya desde antes de estallar la pandemia de Covid-19. 

Por amplia mayoría (8 votos a favor y 1 en contra) la junta del BoJ ha decidido proseguir con las líneas generales de su estrategia de flexibilización, lo que supone fijar los tipos de interés de referencia a corto plazo en el -0,1 % y mantener en torno al 0 % el rendimiento del bono estatal a largo plazo. El banco central también seguirá adelante con otras dos de las principales medidas de emergencia que ha ido anunciando a lo largo de los últimos meses: el programa de créditos a coste cero para empresas de hasta los 110 billones de yenes (901.000 millones de euros) y una iniciativa para comprar fondos cotizados y otros activos de inversión.

El BoJ observa que la economía japonesa «ha comenzado a recuperarse de forma gradual» tras «permanecer en una situación grave debido al impacto del nuevo coronavirus a nivel doméstico y en el exterior». En concreto, prevé que el PIB del país se contraiga un 4,7% en el ejercicio fiscal en curso, que arrancó el pasado abril y concluirá a finales de marzo de 2021. Al mismo tiempo en su comunicado apunta a que «las expectativas de inflación se han debilitado un poco».

Fuente: lainformacion.com