molfx_japon

El pasado mayo, el ministro de Finanzas japonés, Taro Aso, ya dejó entrever su intención de intervenir el mercado de divisas nipón para corregir la presión alcista que sufría por aquel entonces el yen. Una apreciación que se ha visto acrecentada por la decisión del referéndum británico a favor del Brexit, que ha llevado al dólar estadounidense a cambiarse en los 101 yenes e incluso por debajo de los 100 yenes. Una situación que dificulta los planes del Banco de Japón y que ha motivado que el propio primer ministro nipón, Shinzo Abe, se sume al grupo de los que abogan por una posible intervención.

  • El yen ha experimentado una revalorización del 20% en el último año, con una cuarta parte de dicho impulso teniendo lugar en las últimas dos semanas desde el shock provocado por el voto a favor del Brexit.

«Cuanto más suba el yen, más peligro habrá de un descarrilamiento en los planes del Banco de Japón, que implican la compra de activos y tipos negativos, para alejar al país de la deflación y conseguir el objetivo del 2%», explican Benn Steil y Emma Smith, expertos del CFR.

Si las amenazas de Aso y Abe llegasen a materializarse y Japón comenzase a comprar dólares para rebajar el valor del yen, este movimiento se postularía como la primera intervención directa del mercado de divisas desde 2011. Un hecho que se vería recrudecido con las represalias del Departamento del Tesoro de EEUU, que calificaría al país de ser un «manipulador de divisas».

 

 

Fuente: eleconomista.es