El mercado de divisas tuvo una jornada sin grandes cambios. Las monedas de peor rendimiento fueron la libra y el dólar de Canadá, mientras que el yen siguió recuperando terreno.

Las bolsas en el mundo no tuvieron recorridos importantes y cerraron con resultados mixtos mostrando cierta timidez que también se reflejó en el mercado de divisas.

 Lo más destacable pasó por la libra que fue de las de peor rendimiento pero cerró el día con esperanzas de rebote. El GBP/USD cayó por debajo de 1,6000 y llegó justó hasta 1,5975 donde cruza un importante soporte. Desde allí recuperó terreno y cerró el día en torno a 1,60. El par y la libra aún se muestran debilitados, pero hay que considerar que es una zona desde donde también se puede esperar un interesante rebote alcista (las probabilidades serán altas siempre y cuando el GBP/USD se sostenga por encima de 1,5975; una caída por debajo arrastraría a la baja a la libra en todo el mercado).

 Tanto el AUD/USD como el NZD/USD mantuvieron los rangos establecidos en los últimos días y no mostraron señales mayores. En horas se publicará el reporte de empleo de Australia, que puede ser clave para la evolución del aussie. Un buen informe podría llevar al AUD/USD por encima de 1,06 mientras que uno malo podría llevar al cruce a romper soporte de corto plazo.

 El yen se apreció con fuerza durante la sesión asiática repitiendo el comportamiento del día anterior pero luego retrocedió borrando gran parte de las ganancias. Los cruces de la moneda japonesa aún se mantiene volátiles pero mostraron una mayor calma que podría no continuar considerando que el martes se conocerá la decisión del Banco de Japón. El yen se mantiene en modo correctivo a lateral.

 El dólar terminó con resultados mixtos a lo largo del mercado. Tuvo ganancias moderadas frente a sus pares europeos, cerró con pérdidas moderadas versus al aussie y el kiwi y subió contra el loonie (CAD). La moneda canadiense estuvo entre las de peor rendimiento. El USD/CAD llegó a máximos en una semana aunque sigue manteniendo un rango de cotización, dentro de un canal lateral.

Lo que quedó del miércoles:

  •  Datos mixtos de Japón. Las órdenes a fábrica subieron más de lo esperado en noviembre (+3,9%, se espera una suba del 0,3%). Estos datos incrementan las expectativas de que la actual recesión que vive Japón finalice pronto. Los buenos datos se suman a la expectativa que genera la caída del yen y la posibilidad de que sirva como estímulo para que las empresas inviertan.
    La confianza del consumidor de Japón sigue sin despegar. En diciembre cayó marginalmente. Los datos de la confianza de enero servirán para ver como impacta la devaluación del yen sobre el ánimo de los consumidores.
  •  La inversión extranjera directa de China descendió en el 2012 por primera vez desde el 2009.
  •  Las ventas minoristas en Suiza treparon 2,9% en noviembre, por debajo de lo esperado.
  •  La inflación minorista de la Eurozona subió en diciembre 0,4% (se esperaba incremento del 0,3%). Si bien el dato estuvo por encima de lo esperado, la inflación y las expectativas inflacionarias se mantienen bajo control en la región, no generando problemas extras al Banco Central Europeo.
  •  Ewald Nowotny, presidente del Banco Nacional de Austria y miebro del consejo de gobierno del BCE afirmó que la cotización del euro no es un tema de gran preocupación.
  •  ¿Otro más? El ministro de Finanzas de Grecia afirmó que nuevas reestructuraciones de deuda son posibles si el país alcanza un superávit primario, pero que esto no se sabrá hasta fin de año. Antes los negaban y terminaban pasando, ahora que los anticipan ¿dejarán de pasar?
  •  Datos EE.UU. El índice de precios al consumidor no se modificó en diciembre (tal como estaba previsto) mientras que el índice que excluye energía e inflación trepó 0,1%. Estos datos no generan preocupación por parte de la FED y muestran a la inflación bajo control.
    La producción industrial subió 0,3% en diciembre, en línea con lo esperado mientras que el índice del mercado inmobiliario NAHB se mantuvo en 47 (se esperaba una leve mejora).
    El Libro Beige de la FED mencionó una mejora en el ritmo de la recuperación del sector inmobiliario durante diciembre y principios de enero. Sobre el mercado laboral se indicó una mejora. Los bancos regionales mencionaron un crecimiento modesto y moderado de la economía. Según el reporte, las preocupaciones en torno al “abismo fiscal” ejercieron una influencia negativa en el crecimiento.