«No creo que tengamos éxito en 24 meses en definir los planes para la salida de Londres de la UE y para forjar la relación entre Reino Unido y el continente europeo», ha afirmado el presidente de la Comisión Europea

  • Juncker ya expresó sus dudas hace unos días de que los países de la UE consigan consolidar una postura unánime en relación a la salida de Reino Unido
  • La cámara alta, la Cámara de los Lores, comenzará a debatir sobre la salida de la UE el próximo 20 de febrero.

jeanclaudejuncker014_285x185

 

El presidente de la Comisión Europea ha asegurado que «no cree» que el período de dos años que está establecido para las negociaciones entre Reino Unido y la Unión Europea para la salida del bloque sea suficiente para este proceso.

«No creo que tengamos éxito en 24 meses en definir los planes para la salida de Londres de la UE y para forjar la relación entre Reino Unido y el continente europeo», ha afirmado Juncker, en el marco de la Conferencia de Seguridad Internacional de Munich, según recoge Europa Press.

«No creo que tengamos éxito en 24 meses en definir los planes para la salida de Londres de la UE y para forjar la relación entre Reino Unido y el continente europeo»

El ministro responsable del ‘Brexit’, David Davis, inició a finales de enero el proceso de tramitación parlamentaria de la ley que permitirá al Gobierno británico activar el artículo 50 del Tratado de Lisboa para dar comienzo al proceso de salida de la Unión Europea.

El pasado 8 de febrero, la primera ministra británica, Theresa May, consiguió la aprobación de la cámara baja del Parlamento, la Cámara de los Comunes, para invocar el citado artículo.

La cámara alta, la Cámara de los Lores, comenzará a debatir sobre la salida de la UE el próximo 20 de febrero. Al contrario que la Cámara de los Comunes, la cámara alta no está dominada por el Partido Conservador.

El presidente de la Comisión Europea reconoció que no sabía cuál iba a ser el futuro de la Unión Europea una vez Reino Unido culminara su salida del bloque, según declaró en una entrevista con una emisora alemana.

 

Fuente: eleconomista.es