juncker-jean-clude-soteu-770-efe

 

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, propuso hoy duplicar la capacidad financiera de su plan de inversiones, el llamado Fondo Europeo para Inversiones Estratégicas (EFSI), para alcanzar al menos 500.000 millones de euros de aquí a 2020 y tratar de movilizar 630.000 millones en 2022.

Juncker hizo este anuncio ante la Eurocámara en su discurso sobre el estado de la Unión.

El Brexit no es el final de la UE

Durante su intervención, Juncker defendió que el brexit no estaba a punto de romper la UE pese a su crisis existencial. Mientras exponía los planes de la Comisión por primera vez desde que el Reino Unido votó salir de la UE el pasado 23 de junio, Juncker destacó el referéndum británico como una advertencia de que la UE se enfrenta a una batalla por la supervivencia contra el nacionalismo en Europa.

«La Unión Europea no tiene suficiente unión», dijo Juncker ante el Parlamento Europeo en Estrasburgo. «Hay divisiones y a menudo existe fragmentación (…) lo que está dejando margen para un galopante populismo», dijo.

Sin embargo, subrayó que creía que el mayor bloque comercial del mundo seguía siendo una fuerza importante. «La UE como tal no está en riesgo», dijo.

Según responsables de la UE, entre las políticas que propondrá al Parlamento Europeo en Estrasburgo habrá una importante ampliación de la Fondo Europeo de Inversiones Estratégicas (EFSI), así como un nuevo fondo para fomentar el sector privado en África como una forma de poner freno a la emigración a Europa, junto con iniciativas para promover la expansión de internet de alta velocidad y un mercado único de servicios digitales.

Defenderá los beneficios de la Unión como un mecanismo para mantener la paz y minimizar las dificultades económicas, haciendo hincapié en una agenda positiva para tratar de volver a conectar con unos votantes desilusionados por años de austeridad y temerosos de la violencia terrorista y una inmigración masiva.

Pero el discurso de Juncker ofrecerá pocas pistas sobre las negociaciones con Londres, que la UE insiste en que no pueden comenzar hasta que la primera ministra, Theresa May, establezca formalmente que empieza una cuenta atrás de dos años para la salida de Reino Unido.

Fuente: eleconomista.es