; charset=UTF-8" /> ; charset=UTF-8" /> La curva de tipos vuelve a adivinar la llegada de una recesi√≥n… – molFX

La curva de tipos vuelve a adivinar la llegada de una recesi√≥n…

By on 11 junio, 2020

(…) y ya van ocho aciertos desde 1955

curva-tipos-eeuu.jpg

Parece incre√≠ble, pero la recesi√≥n, que¬†ya se muestra imparable¬†por el impacto del coronavirus, hab√≠a sido vaticinada -una vez m√°s- por la curva de rendimientos del bono americano hace un a√Īo.

La Reserva Federal y decenas de economistas hab√≠an restado importancia a esta inversi√≥n de la curva de tipos -es cuando el inter√©s del bono del Tesoro de EEUU a un a√Īo supera al de diez- que se que¬†se produjo a finales de marzo de 2019. Parec√≠a que el entorno de bajos tipos de inter√©s y los rollizos balances de los bancos centrales podr√≠an estar ayudando a la curva a invertirse de una forma m√°s recurrente que en el pasado, sin que ello anticipase la llegada de una recesi√≥n.

Un a√Īo despu√©s, la recesi√≥n parece estar a la vuelta de la esquina.¬†¬ŅSab√≠a la curva de tipos que ven√≠a el coronavirus?¬†No. Los inversores sab√≠an lo mismo que el resto, pero el miedo a la desaceleraci√≥n econ√≥mica y la incertidumbre pol√≠tica, junto la casualidad, est√°n a punto de completar el octavo acierto (y un solo fallo) de la curva desde 1955.

La inversi√≥n de la curva¬†(bono a un a√Īo y a diez) ha anticipado en siete ocasiones (ocho cuando esta se produzca de facto) la llegada de una recesi√≥n entre nueve y veinticinco meses despu√©s de la inversi√≥n. En esta ocasi√≥n, tambi√©n se cumplir√≠an estos plazo a la perfecci√≥n, puesto que fue en marzo de 2019 cuando el bono del Tesoro a un a√Īo super√≥ en rentabilidad al de 10 a√Īos -otros expertos prefieren hacer la comparaci√≥n con el bono a 2 a√Īos-. Esta forma de la curva (invertida) es poco habitual y se ha producido en momentos contados a lo largo de las √ļltimas d√©cadas.

En condiciones normales, la curva de tipos tiene una pendiente positiva en la que cada bono ofrece una rentabilidad superior a medida que aumenta su fecha de vencimiento. La explicaci√≥n es l√≥gica: grosso modo, no es lo mismo prestar dinero a alguien durante tres meses o un a√Īo que hacerlo con una promesa de devoluci√≥n a diez o veinte a√Īos. La deuda o los bonos con vencimientos m√°s largos suelen ofrecer un inter√©s superior (prima a plazo), porque un mayor espacio de tiempo es sin√≥nimo de incertidumbre.

La incertidumbre y el pesimismo por el futuro de la econom√≠a pueden tensar los mercados monetarios (como ha estado ocurriendo con el mercado de ‘repo’ en EEUU en las √ļltimas semanas) y con ello los tipos a corto plazo.

Los inversores tienden a buscar mayor seguridad cuando se muestran pesimistas respecto al futuro y esto lo pueden encontrar en los activos seguros a mayor plazo (que se pueden mantener en cartera hasta su vencimiento con un cupón considerable), lo que mantiene relativamente estables o la baja los rendimientos de estos bonos. La diferencia entre los intereses a corto y a largo plazo se estrecha, porque además este proceso suele coincidir cuando la política monetaria se encuentra en un ciclo restrictivo, es decir, en plena subida de los tipos a corto plazo por parte de los bancos centrales. Este proceso desemboca en una reducción de la prima a plazo. Cuando la recesión está cerca o llega, los bancos centrales bajan los tipos de interés a corto plazo (que son los que dominan) y la curva recupera parte de su pendiente, pero ello no evita la llegada de la crisis, aunque sí puede suavizarla generando unas condiciones crediticias más adecuadas para evitar que se cierren los flujos y el crédito.

Fuente: eleconomista.es

You must be logged in to post a comment Login