• Vive su peor arranque de año desde 1998

broker-flecha-abajo

 

Los inversores han encontrado una nueva razón para dar continuidad a las ventas de deuda pública: el regreso palpable de la inflación en Europa a través de su mayor economía, la de Alemania. Aunque se trata de datos preliminares, el mayor incremento de precios en los últimos tres años y medio no ha hecho más que oscurecer el escenario sobre este activo, que ya tiene que lidiar, como la bolsa, con la inestabilidad política. El resultado es que la deuda pública del Viejo Continente deja pérdidas medias del 3% en lo que va de año.

«Los datos de inflación siguen repuntando, e incluso lo hacen a tasas superiores a las previstas, presionados por la fuerte subida del petróleo de los 12 últimos meses, una presión que se mantendrá durante el primer trimestre», explican en Unicorp. «Esto genera clara presión alcista en las tires de los bonos, sobre todo de largo plazo», concluyen.

Pero detrás del repunte de 10 puntos básicos que ha sufrido el interés del bono italiano a 10 años, por ejemplo, no solo está este factor. Que cotice en su nivel más alto de mayo de 2014 (en el 2,32%) se debe también al escenario político del país. El mercado especula con la posibilidad de que el Matteo Renzi, ex primer ministro, vuelva a escena en unas hipotéticas elecciones generales después de que la Corte Constitucional de Italia dictaminase un paquete de reformas para el Senado que permite realizar elecciones anticipadas este año. Su deuda a una década es la que más roto hace al bolsillo de los ahorradores: alguien que entrase en enero pierde ya más de un 4%.

Pero Italia no es el único país que está en el foco de las preocupaciones. También lo está Grecia y su encallado rescate (el rendimiento de su papel a 10 años escaló el lunes 43 puntos básicos, hasta el 7,6%) o Francia y sus elecciones. Aunque el interés del bono francés no es uno de los que más ha repuntado, ha pasado del 1,031 al 1,058%, en el año ocasiona minusvalías del 3,4%. Y además, su prima de riesgo se encuentra ya en el nivel más elevado de los últimos tres años, en los 60 puntos básicos.

Las ventas se propagaron por el resto del Viejo Continente. En España, por ejemplo, la rentabilidad del papel a 10 años llegó a incrementarse a lo largo de la sesión a niveles de febrero del año pasado, en el 1,65%, aunque finalmente cerró en niveles del Brexit (1,63%). En enero, el interés era del 1,38%, lo que significa que se pierde más de un 2%. Un porcentaje similar a las minusvalías que se asumen teniendo deuda pública alemana este año, ya que el interés del bund ha pasado del 0,2 al 0,44% este año.

El peor arranque de la deuda pública desde 1998

Según recoge Bloomberg, este arranque de año ha sido el peor para la deuda pública desde 1998. Es lo que se desprende del comportamiento del índice Bloomberg Barclays Euro Treasury Index, que reúne emisiones de hasta trece países: ha perdido un 2,1% en enero.

 

Fuente: eleconomista.es