Lo que dejó la semana del 19 de septiembre de 2014 en el forex

Días intensos en el mercado de divisas, que lentamente vuelve a ver niveles de volatilidad alejados de los mínimos extremos. La libra fue la moneda que más subió en la semana, mientras que en el otro extremo estuvo el yen.

Movimientos que se esperaban desde hace meses o incluso años, parece que se empiezan a materializar. En este contexto se puede ubicar la caída del yen y la recuperación de la libra en ciertos cruces. Se puede agregar aquí la suba en los rendimiento de los bonos del Tesoro de EE.UU. ¿faltará nomás aquí una corrección en las bolsas?

gbp bill 331En las divisas, la libra tuvo a su favor que ganó el no el referéndum y que hubo un buen reporte de empleo. La inflación se mostró a la baja, lo que ayudó a que el Banco de Inglaterra no se vea obligado a subir tasas pronto (negativo para la libra). Las minutas del Banco de Inglaterra no mostraron cambios con respecto a la reunión anterior, y siguen siendo dos los miembros que piden por una suba en la tasa.

El resultado del referéndum le dio otro impulso más a la libra al remover un factor de incertidumbre de relevancia. Esto le permitió recuperar terreno que había perdido bruscamente semanas atrás. Con el referéndum atrás, los datos del Reino Unido serán claves, particularmente crecimiento e inflación.

El viernes la moneda tuvo una brusca reversión, pero de todas formas terminó en positivo la semana. La fortaleza de la libra de cara al futuro parece ser más clara en ciertos cruces que contra el dólar.

FEDEn la Reserva Federal, la historia fue otra. Las palabras usadas en el comunicado fueron las mismas, pero hubo dos eventos que favorecieron al dólar: dos votos en contra, apuntando en una dirección de preparar más a los mercados para una suba de tasas que podrían llegar antes y por otro lado, las proyecciones de cuando subirán las tasas según los miembros del FOMC, que se han adelantado levemente. Son dos factores que confirman la dirección actual, pese a que el comunicado no tuvo grandes variaciones.

De todas formas, lo que está en claro es la dirección. El tiempo de cuando empezará la normalización lo fijará el estado de la economía. Al paso actual, habrá que esperar y las subas serán bien pausadas y anticipadas por la FED. Esto no necesariamente es favorable al dólar, lo que le juega a favor al billete verde es la diferencia con la dirección de otros bancos centrales.

El yen estuvo en el otro extremo de la libra y fue la más débil. Con el liderazgo del USD/JPY, que quebró 107, 108 e incluso temporalmente 109. Además otros cruces del yen quebraron resistencias importantes, lo que deja las puertas abiertas a más subas, aunque se podría esperar una corrección o una pausa en el corto plazo.

Finalmente las tasa de los bonos del Tesoro de EE.UU. se confirma con una tendencia alcista, lo que le pone más presión al yen. Esto sumado a que desde Japón se podrían venir más anuncios, ayudará a mantener debilitada a la moneda. Lo que la podría favorecer es una corrección en las bolsas o problemas geopolíticos, que puedan tener implicancias grandes.

En definitiva, el dólar sigue reinando, aunque esta semana tuvo que ceder el primer lugar a la libra. En el otro extremo, el yen ratifica la dirección bajista y las monedas ligadas a commodities no se logran sobreponerse al mal momento, particularmente el kiwi (NZD) y el aussie (AUD).