Nuevamente el encuentro de la Reserva Federal (FED) tendrá toda la atención. No hay un consenso generalizado y la gran incógnita es si se habrá un nuevo recorte en el programa de compras (y comó será) o si se dará una pausa.

Los últimos datos económicos de Estados Unidos han mostrado sorpresas negativas, lo que ayudaría a posicionar a la FED, para realizar un recorte mínimo o realizar una pausa en la actual reunión. De todas formas, hay que tener en cuenta que las decisiones que toma el FOMC (el comité que decide) no se toman en base a los datos de un mes, sino teniendo en cuenta lo ocurrido en períodos mayores y como se muestra el estado de la economía en general.

Esto, junto con una visión de que el programa de compras estaba por empezar a perder la batalla entre costos y beneficios, llevó posiblemente al anuncio del recorte de compras en el encuentro de diciembre, que contó además con la conferencia de prensa de Ben Bernanke. Se suele elegir encuentros que tengan conferencia de prensa para las grandes decisiones.

El de hoy miércoles, tiene la particularidad de no estar seguido de conferencia de prensa y de ser el último presidido por Bernanke, el próximo ya será bajo al tutela de Janet Yellen.

 ¿Qué se puede esperar?

Por un lado, hay cierta divergencia de datos que agregaron dudas a lo que se esperaba sea una gradual reducción constante en el programa de compras.

En el momento de conocerse la decisión, un recorte menor a los $10.000 millones o incluso si no lo hay, será visto como una reducción en el ritmo del recorte y podría pesar sobre el dólar.

Un recorte en $10.000 será una continuidad en la política. Mientras que uno superior a $10.000, sería una sorpresa y tendría el efecto de impulsar al dólar en el mercado.

Pese a lo que se anuncie, el sendero de la política monetaria está marcado. Si no es en este encuentro, será en el próximo cuando se anuncie un nuevo achicamiento en el programa de compras de bonos, y así sucesivamente, hasta que finalmente desaparezca. Este camino aún está garantizado por la actualidad de la economía y sólo podría cambiar, si la economía tropieza con una piedra grande.