El hecho de que haya conferencia de prensa de Bernanke y que no se vean tensiones en los mercados financieros hace que sea un buen momento para realizar anuncios (como ser un recorte o finalización en el programa de compras), considerando los potenciales impactos sobre los mercados.

 

El miércoles la Reserva Federal (FED) podría anunciar un recorte en el programa de compra de títulos. Parece ser un buen momento para hacerlo, ya que por un lado la economía va marchando y parece no ser necesario que el acelerador de los estímulos siga a todo vapor.

Bernanke mar 2013 33El impacto de un anuncio sobre las bolsas, si bien puede ser importante (considerando el potencial impacto bajista), estás se encuentran en niveles altos (los principales índices de Wall Street están cerca de máximos históricos) y además, en el mercado está descontado algo de acción, motivo por el cual, de haber anuncios moderados, el impacto podría ser limitado.

Otro factor que hace que sea un buen momento para anuncios es que en este encuentro habrá conferencia de prensa de Bernanke lo que le permite a la FED brindar un mensaje más extenso y dejar en claro las intensiones. Entonces si en el comunicado hay por ejemplo un anuncio de un recorte en el programa de tasas luego el presidente de la FED puede hacer esfuerzos para demostrar que los estímulos siguen estando y que lo anunciado no implica un ajuste monetario. Esto sería repetir lo ya dicho antes y que el mercado parece no querer creerle. Pero esto no se trata de creerle o no, sino de expectativas y de operaciones.

Un anuncio que vaya más allá de un recorte en las compras liviano, generaría un impacto mayor, favoreciendo con fuerza la dólar. En el lado contrario de no haber ningún anuncio de recorte, el dólar se vería severamente debilitado, favoreciendo un quiebre de los mínimos de la presente semana.

Tarde o temprano si no hay shocks económicos negativos y si el crecimiento sigue siendo positivo en Estados Unidos llegará el momento, tarde o más tarde, no solamente de frenar el ritmo de los estímulos, sino de removerlos. Por ahora, la FED se puede dar el lujo de seguir con el pie en el acelerador (política monetaria ultra expansiva -aún responsable-) porque los bajos niveles de inflación se lo permiten; pero esto no implica que así deba ser. Otro factor son los riesgos futuros de comenzar a ajustar la política monetaria tardíamente.

No hay un consenso claro en torno a que se puede esperar para el miércoles ya que no se sabe. Hay divisiones y muchas visiones diferentes en el FOMC. Las posiciones no son contrarias, pero divergen en torno a los tiempos y momentos.

La mesa está servida para horas movidas, cualquier sea el anuncio.