Trump prefiere esperar tras las elecciones (noviembre 2020) para cerrar un acuerdo.

donald-trump-presidente-eeuu-reuters.jpg

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha aterrizado en Londres para la cumbre de la OTAN y derrama un jarro de agua fría a las expectativas sobre un acuerdo comercial entre EEUU y China. «Creo que es mejor esperar hasta después de las elecciones (en EEUU en noviembre de 2020)», ha dicho cuando se le ha preguntando para cerrar un acuerdo entre los dos países.

«No tengo fecha límite, no. De alguna manera, creo que es mejor esperar hasta después de las elecciones», ha dicho a periodistas el presidente de EEUU, según recoge Reuters. Supone aplazar un acuerdo hasta después de las elecciones presidenciales de Estados Unidos que se celebran en noviembre de 2020.

Los mercados han girado a la baja tras las declaraciones del mandatario. Esta mañana, las bolsas europeas intentaban recuperarse de las caídas del 2% de ayer. Precisamente, los descensos de la pasada jornada tuvieron su origen en el anuncio de Trump de recuperar los aranceles al acero procedente de Brasil y Argentina. 

Además ayer por la noche, EEUU anunció más aranceles para Francia sobre 2.400 millones en productos galos como respuesta al impuesto a los ingresos digitales que afecta a las grandes compañías tecnológicas estadounidenses, incluidas Google, Apple, Facebook y Amazon.

La guerra comercial abierta por Trump con sus socios comerciales había bajado de tensión desde hace dos meses, coincidiendo con la distensión entre EEUU y China. Ambas potencias alcanzaron un principio de acuerdo a mediados de octubre para evitar una nueva escalada en los aranceles. 

Estaba previsto que EEUU subiera del 25% al 30% los aranceles sobre un catálogo de productos chinos por valor de 250.000 millones de dólares para el pasado 15 de octubre. Trump los suspendió a cambio de que Pekín incrementara las compras de productos agrícolas.

Pero la llamada fase uno, un acuerdo parcial para evitar nuevas rondas de aranceles, nunca ha llegado a firmarse. Durante semanas se ha especulado con que los dos países se sentarían a cerrar los flecos antes de finalizar el año.

Las declaraciones de Trump pone en marcha la cuenta atrás para que estalle una nueva escalada de agresiones comerciales entre EEUU y China. El presidente de EEUU ha amenazado con la imposición de nuevos aranceles del 15% sobre las importaciones chinas por valor de 160.000 millones de dólares.

Además, se ha cruzado por el camino un roce diplomático por las protestas pro-democracia que tienen lugar en la ciudad china de Hong Kong desde hace meses. El Parlamento estadounidense aprobó con amplias mayorías proyectos de ley que básicamente las respaldan. Trump las firmó, como parte del proceso legislativo norteamericano.

Un acto que China ve como una intromisión en sus asuntos internos. Por ello avisó la semana pasada que habría «contramedidas» que ha confirmado este lunes: ha prohibido a los buques y aeronaves militares de Estados Unidos hacer escala en Hong Kong.

Fuente: eleconomista.es