alemania-bandera-nina

La Encuesta IFO refleja una caída mucho menor de lo esperado tras el Brexit

  • El DAX alemán lidera las ganancias entre los índices europeos
  • Subidas moderadas para el Ibex 35, que supera por fin los 8.600 puntos

Las bolsas europeas cotizan con ganancias que han aumentado con la publicación de la Encuesta IFO en Alemania, el primer examen a la confianza empresarial tras el referéndum sobre el Brexit. Aunque el índice refleja una leve caída, ésta es mucho menor que lo anticipado por el mercado. Así, después de una apertura sin dirección clara, los índices aceleran y el Ibex 35 supera los 8.600 puntos.

Precisamente el selectivo español se quedó a las puertas de acabar superando en precios de cierre esta cifra, algo que no ha hecho desde el pasado 23 de junio con el referéndum británico, y terminó la semana pasada con una subida acumulada del 0,81%, en línea con sus pares europeos, hasta los 8.599,9 puntos. Un movimiento lateral, antes de superar la resistencia de los 8.600 puntos y poder «poner a prueba la importante resistencia que presenta en los 8.800 puntos, nivel por donde pasa la directriz bajista del último año», explica José María Rodríguez, analista técnico de Bolsamanía.

El índice ha ido de menos a más, espoleado por el resto de parqués del viejo continente, especialmente el DAX alemán, que había abierto plano y sube a media sesión en torno a un 1%. Más moderados son los alzas del FTSE británico y del CAC 40 francés. En el mercado de divisas, el euro/dólar sube levemente hasta el nivel de 1,0994, mientras que la libra se mueve con suaves ganancias. En cuanto a las materias primas, el petróleo corrige más de un medio punto, con el Brent, referencia en Europa, en los 45 dólares.

En Wall Street, los futuros apuntan a una apertura con pequeñas subidas. Antes, durante la madrugada las bolsas asiáticas han cerrado con escaso movimiento, incluido el Nikkei japonés, que ha resistido al desplome del 17% de Nintendo. La corrección para el fabricante y proveedor de videojuegos se produce tras una fuerte revalorización en las sesiones anteriores con la fiebre por el juego Pokémon Go, que la empresa ha reconocido que por ahora tendrá escaso impacto en sus cuentas.

El acelerón de la renta variable europea se produce con la publicación de la Encuesta IFO, índice elaborado por el Instituto de Investigación Económica de Munich, que se sitúa en 108,3 puntos, frente a los 108,7 del mes anterior. No obstante, supera las previsiones del consenso de analistas, que esperaban una caída mayor hasta los 107,5 puntos.

En la misma línea, la encuesta IFO tambien refleja un empeoramiento de las expectativas. El índice desciende en este caso desde 103,1 en junio hasta 102,2 en julio, pero nuevamente supera holgadamente las proyecciones del mercado, que estaban en el dato de 101,2. Por su parte, el indicador de clima de negocios mejora una décima hasta 114,7 puntos, frente a la caída de siete décimas que esperaban los expertos.

No obstante, las grandes citas de la semana a nivel económico llegarán desde los bancos centrales, con las conclusiones de las reuniones de la Reserva Federal (Fed) el miércoles y del Banco de Japón (BoJ) el viernes. En este último caso, «parece que las bolsas asiáticas están descontando nuevas medidas por parte del Banco de Japón. No obstante, prevemos que los inversores mantengan cierta cautela ante las numerosas publicaciones de resultados de esta semana y a la espera de ver qué dice la Fed el miércoles», señalan los analistas de Link Securities.

Ni en España, donde aunque la bolsa funciona con normalidad es festivo, ni en el plano internacional, hay referencias empresariales destacadas para mover el mercado este lunes, pero sí durante la semana. La temporada de resultados continúa su curso y aún quedan importantes cifras por conocer, con nombres propios como Santander, Telefónica o BBVA esta semana en España, y gigantes como Apple o Alphabet en Estados Unidos.

«Los resultados empresariales en Europa no mostrarán un saldo especialmente brillante, mientras que en EE.UU. el descenso de los beneficios en las compañías vinculadas al sector petrolero provocará que la comparativa entre las cifras publicadas y las expectativas sea menos favorable», explican los analistas de Bankinter.

 

Fuente: bolsamania.com