– Resumen semanal –

La semana que pasó dejó de todo en el mercado de divisas. Si bien no ofreció volatilidad máxima tuvo recorridos importantes, desde el mismo arranque con varios gaps, al ritmo de los sucesos en Chipre, luego vino la FED y los datos europeos. La libra (GBP), el yen (JPY) y el dólar de Nueva Zelanda (NZD) fueron las monedas de mejor desempeño.

Las bolsas en el mundo esta vez no cerraron la semana con mayoría de subas, aunque hubo varias que llegaron a máximos en años. Hubo retrocesos pero moderados. En el mercado de divisas se puede haber vivido un mayor optimismo. En EE.UU. los datos siguieron siendo buenos pero esta vez no jugaron mucho a favor del dólar, sino que además le dieron apoyo (junto con la FED y Bernanke) a las ligadas a commodities, que tras comenzar la semana a la baja rebotaron y recuperaron el terreno.

Datos moderadamente buenos de China también contribuyeron a este repunte. En Nueva Zelanda la lectura del PIB arrojó una sorpresa positiva, que ayudó a olvidar lo que había dicho el banco central (en el último encuentro vaticinó tasas bajas durante gran parte del 2013), y que se sumó a la del reporte de empleo de Australia de varios días atrás.

Tanto el NZD/USD como el AUD/USD subieron en la semana y mantienen cierto momento de corto plazo. Pero la perspectiva alcista entrará en riesgo desde temprano ya que ambos pares frenaron en resistencias importantes propicias para que el dólar comience a ganar terreno. Pero si consiguen dar una avance, con el AUD/USD consolidándose por sobre 1,0480 y el NZD/USD por encima de 0,8390, entonces podría haber lugar para un alza mayor.

Si bien parece que hubiera sido hace mucho tiempo, el miércoles la FED anunció la decisión de política monetaria y no dejó nada nuevo para analizar. Se mantuvo todo igual y no hubo un gran peso sobre la cotización del dólar.

El billete verde cerró la semana con mayoría de perdidas y lejos de los máximos que había alcanzado. Solamente contra el euro y el dólar canadiense logró cerrar mejor que el pasado viernes. La caída del dólar no se debió a los datos de EE.UU. sino que puede haber sido la junta de una semana donde habló Bernanke y donde se comenzó con mucho pesimismo pero que luego levantó.

 El yen, entre las mejores

yen La moneda japonesa había comenzado con todo la semana, con un gran gap alcista a lo largo del mercado pero luego fue perdiendo fuerza y cedió parte de las ganancias para reponerse sobre el cierre de la semana. De todas formas, si el pasado reciente sirve de guía, cada vez que dio señales de corrección favorable terminó cayendo nuevamente, por lo que si bien es de esperar una corrección mayor tras el gran desplome de los últimos meses, el mercado aún no parece muy dispuesto a vender el yen en grandes cantidades.

La cotización del yen en los próximos días podría seguir con una volatilidad elevada ya que saldrán varios reportes económicos de Japón y en la próxima semana ya comenzarán a actuar las nuevas autoridades en la primera reunión decisoria del banco central. Hay cierta expectativa de acción y de hecho el mercado parece haber descontando algo de esto ya.

La libra (GBP) impulsada por las minutas, datos económicos y la presentación del presupuesto logró avanzar y mantenerse. La perspectiva comienza a mostrarse favorable para esta moneda aunque no libre de riesgos.  El euro (EUR) también recibió algo de aire pero más que nada no por recuperarse sino por haber aguantado. Cuando comenzó la semana parecía que se iba a desplomar, finalmente no ocurrió, pero se mantiene vulnerable, sobre todo frente a las divisas ligadas a commodities.

Tanto el EUR/USD como el GBP/USD terminaron con mucho soporte y buscando niveles más elevados desde el punto de vista técnico. De todas formas la continuidad de la crisis de la eurozona puede poner en riesgo estas señales actuales.

 El comienzo de la semana puede ser intenso, con la mirada en Chipre. ¿Volverá a haber grandes gaps de apertura como ocurrió días atrás?

 Lo que quedó del viernes

  • El rendimiento del bono alemán a 10 años cae a 1,34%: el nivel más bajo del 2013.
  • El índice IFO sobre clima de negocios en Alemania cayó en marzo desde 107,4 a 106,7. Se esperaba una suba marginal. Se trató del primer descenso en 5 meses. No hubo un gran impacto sobre el euro por este reporte que se vio opacado por los sucesos en Chipre. Lo mismo ocurrió con la encuesta ZEW días atrás.
  • El Fondo Monetario Internacional aprobó un nuevo desembolso de un tramo de la ayuda financiera a Irlanda. La institución afirmó que el país avanza por el buen camino.
  • El parlamento en Chipre aprueba leyes requeridas para que el país pueda recibir el denominado rescate financiero.
  • La agencia Fitch Rating coloca en revisión negativa la nota del Reino Unido. Esto implica altas probabilidades de que pierda la máxima calificación por parte de otra calificadora en el corto plazo. Hacia fines de abril saldría el anuncio.