La tendencia del precio del preciado metal en el corto a mediano plazo se mantiene bajista, aunque aún con lugar para una recuperación. La brusca caída producida durante febrero parece haber encontrado un soporte por sobre $1.555.

Luego del desplome siguió una recuperación y luego un nuevo retroceso. Esto puede ser visto como un proceso de consolidación que contribuyó a que varios indicadores técnicos rebotaran desde niveles extremos.

Por ahora, la perspectiva de muy corto plazo es de una continuidad en la lateralización. Para las próximas horas de subir por encima de $1.587, se abrirán las puertas para un ascenso mayor con posible objetivo en $1.600. De seguir entre $1.620 y $1.630 encontramos una fuerte zona de resistencia que no será fácil de superar. De seguir, la próxima zona será $1.650 y luego la línea de tendencia bajista que se pude ver en el gráfico de día.

Hacia la baja, una confirmación en las próximas  horas debajo de $1.577 pondría presiones bajista y enviaría a la cotización hacia $1.570. De romper a la baja, es de esperar una prueba a los mínimos de marzo localizados en $1.565. De seguir la mirada pasará a la importante zona de $1.550. Por debajo, se ubica el soporte clave de largo plazo, en $1.525.

GOLD HORA
ORO – HORA

ORO - DIA

ORO – DIA