El valor de la onza va camino a su tercer semana sin marcar nuevos mínimos en meses y está por conseguir la suba más importante desde principios de enero (aunque de todas formas es modesta y no supera los $20).

La estabilización ha evitado que la cotización tenga un cierre semanal por debajo de $1.560. De producirse esto último se abrirán las puertas a un prueba al soporte clave localizado en $1.525. La tendencia de mediano plazo se mantiene bajista.

De trepar por encima de $1.630, la suba tomaría ritmo, mientras que de superar $1.665 y consolidarse por encima, se rompería con la línea de tendencia bajista vigente desde septiembre de 2012.

ORO - SEMANA
ORO – SEMANA