ag_plata-reuters

 

El rebote experimentado por el metal precioso ha superado en unos 7 puntos al dorado desde que la salida de Reino Unido se impuso en el referéndum. La demanda china, su menor precio así como su potencial y su uso en más industrias se colocan detrás de este éxito que se extiende a todo 2016

El resultado, favorable al Brexit, sorprendió al mercado provocando importantes caídas en las bolsas el 24 de junio. Una sesión de pánico que en el Ibex se tradujo en una caída del 12 por ciento, su peor jornada de la historia. Aunque la semana posterior los alcistas parecía que ganaban terreno, en la que acaba de concluir se ha confirmado que el miedo sigue en los inversores que se alejan de la renta variable y optan por otros activos más seguros. Como siempre, en estas situaciones bajistas para la bolsa sacan músculo los activos refugio y ni el oro ni la plata quisieron perderse la fiesta alcista que ya venían anticipando desde que arrancó el año. Sin embargo, después de que se confirmase que Reino Unido opta por abandonar la Europa comunitaria, ha sido la plata la que mejor parada ha salido por lo que cabe preguntarse qué es lo que le ha hecho brillar más que el metal dorado en estos momentos de incertidumbre.

En concreto, mientras que el avance del oro desde el Brexit es del 7,5 por ciento, la subida de la plata en el mismo periodo es de más del 14,3 por ciento. Es decir, siete puntos porcentuales más. Pese a la diferencia de sus alzas, ambos metales preciosos se sitúan en la zona de máximos de 2014. Esto no sólo es patrimonio del último tirón alcista de los activos refugios, ya que, antes de que se produjera la votación, el avance de la plata ya superaba en cerca de siete puntos al del oro. Con todo ello, desde que arrancó el año el balance del metal dorado arroja unas ganancias cercanas al 28 por ciento mientras que su hermana pequeña suma más de un 43,5 por ciento, lo que resta una diferencia de más de 15 puntos en beneficio de la segunda.

El oro pasó la semana posterior al Brexit consolidando posiciones, algo que para Ole Hansen, jefe de estrategia de materias primas de Saxo Bank, «ayudó a desencadenar una búsqueda por parte de los inversores del valor relativo entre otros metales. Lo encontraron en la plata, que se mantiene relativamente barata en comparación a los promedios a largo plazo».

Otro de los motivos que explican el mejor desarrollo de la plata está en su potencial. Para Hernán Sánchez, analista de CMC Markets, «el oro cotiza cerca de los máximos de 2013, mientras que la plata todavía está bastante más lejos de estos niveles por lo que podría tener un mayor potencial a largo plazo». Y es que, si bien este año está saliendo beneficiada, en los tres previos, que fueron bajistas para ambos metales, se dejó más de 20 puntos porcentuales. En concreto, entre 2013 y 2015 el oro cedió un 40,23 por ciento frente al 66,9 por ciento de la plata. Pese a ello, Jaime Díez, analista de XTB señala que aunque «el oro es más líquido y más aceptado como activo refugio, su comportamiento va a ser muy similar». Y apunta a un potencial del 7 por ciento.

Aun así, los expertos encuentran otras tres razones que diferencian a ambos metales refugio:

Fuente: eleconomista.es