Tras una semana con recorridos importantes en el forex, que contó con la publicación de importante información económica y decisiones de bancos centrales, las cotización de las principales divisas tuvieron cierres relevantes, que dejan debilitados desde el punto de vista técnico tanto al dólar como al yen.

FED PREPor ahora la perspectiva técnica está dominando, apoyada en ciertos factores fundamentales, aunque estos no están del todo claros, sobre todo en lo que respecta al dólar.

Los cierres del dólar frente a las monedas europeas y las ligadas a commodities se dieron en mínimos en años y meses, lo que deja las puerta abierta técnicamente a más descensos.

Los diferenciales de política monetaria, entre el camino que está tomando la Reserva Federal y algunos otros bancos centrales se ha achicado sensiblemente. El Banco Central Europeo se mostró que por ahora no aplicará más expansión monetaria, ni recortes en las tasas. El banco central de Australia, mantuvo las tasas, afirmó que están bien donde están y si bien mencionó que el valor del dólar australiano está alto, no dio ninguna señal de hacer algo al respecto (lo único posible será por ahora demorar una suba en las tasa). La historia con el Banco de Inglaterra sigue siendo la misma que existe desde hace rato y eso explica porque la libra fue las monedas más rezagas en este rally contra el dólar.

Ya descontado esto, el dólar podría mejorar la perspectiva si continúan los buenos datos de la economía estadounidense, haciendo que se mantenga el calendario el recorte en el programa de compras de bonos de la FED y que en el mediano plazo se comience a poner fecha a la suba de tasas. Malos datos jugarían en contra de este escenario, pesando sobre el dólar.

La próxima semana no tendrá tantos informes como la anterior, por lo que si siguen dominando los factores técnicos, el dólar podría continuar descendiendo, salvo que ocurra una reversión brusca. El cierre del viernes dejó al dólar mejor parado luego de los datos de empleo, pero si confirma los quiebres del jueves continuará dando indicios de debilidad en el corto plazo.