libra-reino-unido-monedero

 

El IPC del Reino Unido subió hasta un 1,6% el pasado diciembre, su nivel más alto desde julio de 2014, por el efecto de la caída de la libra, informó hoy la Oficina Nacional de Estadísticas (ONS).

De acuerdo con la ONS, el aumento, que contrasta con el 1,2% registrado en noviembre, se debió a un incremento de los precios en «la mayoría de los grupos de bienes y servicios», como resultado del encarecimiento de las importaciones a raíz de la devaluación de la moneda.

La libra esterlina, que cotiza hoy en Londres en torno a 1,216 dólares y 1,14 euros, ha perdido casi un 18% de su valor desde el voto favorable al Brexit en el referéndum del 23 de junio de 2016.

Influyeron en el aumento del IPC el precio más alto de los alimentos y de los billetes de avión, así como el encarecimiento de la gasolina, cuyo valor se situó por encima del que tenía en el mismo periodo del año anterior.

El incremento del 1,6% es superior al que esperaban los analistas, que habían pronosticado un avance del 1,4% en diciembre. El director del departamento de inflación de la ONS, Mike Prestwood, señaló que este es el IPC «más elevado en más de dos años», pero subrayó que «permanece por debajo del objetivo del Banco de Inglaterra y es bajo en términos históricos».

El Banco de Inglaterra tiene como objetivo de inflación un 2%, que podría alcanzarse en los próximos meses, dependiendo en parte de la evolución de la libra a medida que avanzan las negociaciones para la salida de la Unión Europea (UE).

El banco central redujo el pasado agosto al mínimo histórico del 0,25 % los tipos de interés en el Reino Unido, y aumentó a un total de 445.000 millones de libras (unos 500.000 millones de euros) su programa de expansión cuantitativa, todo lo cual aumenta las presiones inflacionarias.

Fuente: eleconomista.es