La decisión del Banco Central Europeo movió al mercado y desató una caída del dólar y una recuperación del euro, además impulsó el apetito por el riesgo y a monedas como el dólar australiano y el neozelandés. De todas formas, la cotización del dólar cerró la semana sin grandes cambios con respecto a donde estaba siete día atrás.

Da la sensación de haber terminado con bruscas caídas pero no fue el caso. Lo que ocurrió es que en pocas horas perdió las ganancias que había acumulado en días y en un ambiente de baja volatilidad eso parece mucho.

Varios de los cruces del mercado de divisas, contra el dólar estaba cerca de soportes claves de corto plazo y rebotaron, pero en el camino alcista de estas, tampoco se dieron quiebres, que podrían indicar una mayor debilidad del dólar por delante.

¿Seguirán los rangos y la baja volatilidad?

El calendario económico para la próxima semana no trae mucha tela para cortar en Estados Unidos y con días relativamente livianos. Esto podría favorecer que continúe la baja volatilidad y los recorridos en rangos. Aunque por otro lado, también se seguirá evaluando que pasará pos decisión del BCE y se aproxima el próximo encuentro de la Reserva Federal.

Llamó la atención el poco impacto de los datos del mercado laboral de Estados Unidos del viernes. El dólar inicialmente se debilitó pero luego ganó momento y recuperó terreno. Se trata de un buen reporte, que mantuvo a las nóminas por encima de los 200.000 y que sigue mostrando al mercado laboral en el buen camino. Esto hace pensar que las proyecciones de que la economía volverá a la senda del crecimiento en el segundo trimestre, luego de haberse contraído (según la segunda lectura) en el primer trimestre del 2014.

El euro posiblemente siga en el centro de la escenario, para ver como se da el posicionamiento luego del BCE, no solamente en el cruce contra el dólar, sino en todos los frentes.

Tanto el kiwi (NZD) como el aussie (AUD) podrán recuperar terreno perdido en el últimos meses contra el dólar si sigue el optimismo en los mercados. De todas formas, tanto el AUD/USD como el NZD/USD siguen mostrando patrones de debilidad, particularmente el segundo. El próximo miércoles luego del cierre de Wall Street se espera que el banco central de Nueva Zelanda suba nuevamente la tasa y luego llegará el reporte de empleo de Australia, que generaría movimiento.

El yen se debilitó por la suba en los rendimientos de los bonos de EE.UU.. De todas formas el USD/JPY se mantiene en un gran rango sin una dirección clara. Este cruce da una directriz general del yen en l mercado, y se sostenerse por encima de 101.00, tendrá un soporte importante.

En la última semana el yen y dólar de Canadá fueron las monedas de peor rendimiento en la semana mientras que en el otro extremo estuvo el dólar de Australia. Pese a esto, los cambios registrados en las cotizaciones no fueron muy grandes.