El par trepó con fuerza el jueves luego de superar finalmente 0,9300. Inicialmente trepó hasta 0,9335 y ya el viernes, quebró nuevamente al alza y llegó hasta 0,9362, el nivel más alto desde el 22 de noviembre.

 

La tendencia de corto plazo se mantiene alcista, aunque el recorrido ha sido extenso y podría tomarse una pausa. Pero estamos en la previa de la publicación del reporte de empleo en Estados Unidos que puede generar recorridos bruscos en el mercado.

 De cara a las próximas horas, un regreso por debajo de 0,9335 debilitaría al dólar, incrementando las probabilidades de un retroceso mayor.

 En caso de continuar al alza, el dólar se aproximará al encuentro con una línea de tendencia bajista que tiene origen en julio de 2012. La misma, como se puede ver en el gráfico, está cruzando en estos momentos por 0,9405. Por lo que si el USD/CHF sigue avanzando debería de toparse con resistencia en cercanías a 0,9400. En caso de superar la misma y consolidarse, la suba podría acelerarse.