• Las actas muestran que la Reserva Federal está muy dividida

 

FED-Yellen-700 (1)

 

La Reserva Federal (Fed) de EEUU decidió hace tres semanas mantener los tipos de interés pese a reconocer la existencia de un «argumento razonable» para elevarlos, según las actas divulgadas hoy.

Las actas de la Reserva Federal dejan entrever que ya queda poco para la subida de tipos en EEUU. Varios miembros con voto aseguraron que será necesario subir los tipos «relativamente pronto» durante la reunión de política monetaria que se celebró entre el 20 y el 21 de septiembre.

El lenguaje de las actas va un grado más allá y trata la subida de tipos como algo urgente, aunque para que este incremento se lleve acabo se necesitan que algunos datos más sobre el estado de la economía de EEUU.

División en la Fed

Según dicta el documento, «algunos miembros del Comité de la Fed creen que será necesario subir los tipos relativamente pronto si el mercado laboral continua mejorando y la actividad económica se fortalece».

«Mientras que otros miembros prefieren esperar hasta ver mayor evidencia, como un alza de los precios más cercano al objetivo del 2%». En esa reunión, la votación se saldó con siete votos a favor y tres en contra: los de la presidenta de la Fed de Kansas City, Esther George; la de Cleveland, Loretta Mester, y el de Boston, Eric Rosengren, muestra de la división interna del banco central que busca tradicionalmente tomar sus decisiones por consenso.

La división entre ‘halcones’, que buscan normalizar la política monetaria ante el acecho de la inflación, y las ‘palomas’, que optan por mantener una política acomodaticia para alicatar el crecimiento, sigue alejando un posible consenso entre ambos bandos. El consenso está roto justo en uno de los momentos más relevantes para la economía mundial y de EEUU.

Los tipos de interés se mantienen en EEUU entre el 0,25% y el 0,50% desde la subida de diciembre pasado, y la Fed ha aplazado en diversas ocasiones un nuevo ajuste ante la persistente debilidad económica tanto interna como global.

Fuente: eleconomista.es