• Los bancos centrales pierden apetito por los bonos

dolar-yuan-caras-700

 

Los bancos centrales extranjeros, como el de China o Japón, principales tenedores de deuda pública americana, están perdiendo el apetito por los bonos del Tesoro estadounidense, un hecho que ha provocado que durante tres trimestres consecutivos estos activos en custodia de la Reserva Federal hayan experimentado la mayor retirada registrada hasta la fecha. Una dinámica que se ha intensificado en los últimos tres meses y que ha coincidido con el incremento de la rentabilidad de los bonos.

Sólo durante la semana del 14 de septiembre, los bancos centrales y otros tenedores internacionales que mantienen sus activos de deuda pública estadounidense bajo supervisión de la Fed vendieron 12.214 millones de dólares en bonos del Tesoro. Al cierre del 21 de septiembre, la Fed custodiaba un total de 2,82 billones de dólares en deuda, 194.748 millones menos que hace un año. En la primera mitad del año, los tenedores extranjeros oficiales de deuda americana vendieron cerca de 100.000 millones mientras que en el trimestre en curso habría que añadir otros 78.000 millones.

Este ritmo en la venta de activos desde que comenzó 2016 es el mayor desde por lo menos 2002 y cuadruplica la cantidad total anual registrada en años anteriores, según los datos publicados por la Reserva Federal. Una situación que de continuar no sólo generará volatilidad en el mercado de renta fija más importante del mundo, sino también en la propia economía estadounidense.

Según la Oficina Presupuestaria del Congreso (CBO, por sus siglas en inglés), el déficit estadounidense alcanzará el 4,6% del PIB en 2026, lo que implica que la deuda estadounidense engordará en casi 10 billones de dólares en la próxima década. Sin una demanda extranjera lo suficientemente elevada de bonos del Tesoro, los costes de financiación para el Gobierno del país corren el riesgo de dispararse, sobre todo si también descontamos que la Fed debería seguir adelante con su normalización monetaria en los próximos años.

De momento, la rentabilidad del bono a 10 años estadounidense ha repuntado hasta el 1,58%, desde los mínimos en el 1,35% que tocó en julio.

Quiénes están vendiendo

La venta extranjera de bonos del Tesoro también se ha dejado notar en las cuentas que realiza el propio Departamento del Tesoro estadounidense. China, el mayor acreedor de EEUU contaba a finales de julio de este año con un total de 1,21 billones de dólares en deuda americana, 50.000 millones de dólares menos que en el mismo periodo de 2015.

Japón, el segundo mayor tenedor de deuda pública estadounidense redujo en 46.200 millones de dólares su cartera de bonos del Tesoro, que a finales de julio se situó en los 1,15 billones de dólares.

Brasil y Bélgica, otros dos países que se hace un hueco entre los once mayores acreedores internacionales de EEUU, también vendieron en el último año bonos del Tesoro por valor de 3.800 millones de dólares y 1.100 millones de dólares, respectivamente.

Fuente: eleconomista.es