Estados Unidos generó en septiembre un total de 136.000 empleos por debajo de las expectativas del consenso, que esperaba una creación de 145.000 puestos de trabajo. Dicho esto, la tasa de paro cayó dos décimas hasta el 3,5%, la más baja desde diciembre de 1969, según los datos publicados por el Bureau de Estadísticas Laborales (BLS, por sus siglas en inglés) del Departamento de Trabajo de EEUU.

De esta forma, el crecimiento del empleo a este lado del Atlántico asciende hasta los 161.000 puestos de trabajo al mes en lo que llevamos de año, en comparación con los 223.000 de 2018. Por su parte, el sector manufacturero destruyó 2.000 empleos mientras el minorista eliminó 11.400 puestos de trabajo.

La tasa de participación de la fuerza laboral estadounidense se mantuvo en el 63,2% mientras los datos de julio y agosto fueron revisados al alza sumando 45.000 empleos más de lo previamente anunciado. Después de estas actualizaciones, EEUU generó una media de 157.000 empleos mensuales durante los últimos 3 meses.

Fuente: eleconomista.es