Las ventas minoristas en Estados Unidos ampliaron su declive en el mes de diciembre del año pasado, ya que la renovación de las medidas para frenar el COVID-19 redujo el gasto en restaurantes y bajó las visitas a centros comerciales, en la señal más reciente de que la economía del país perdió mucha velocidad al cierre de 2020.

Las ventas minoristas declinaron un 0,7% el mes pasado, según informo el Departamento de Comercio.