El dólar sigue siendo la moneda del momento. Si bien apunta a terminar la semana sin mucha fuerza contra las divisas europeas, la tendencia lo sigue favoreciendo a lo largo del mercado. En los próximos días, será clave el comunicado de la Reserva Federal y la conferencia de Yellen. Esto podría jugar a favor de una continuidad en la tendencia. Caso contrario, podría incentivar retrocesos, pero no un cambio en la directriz dominante, salvo una gran sorpresa.

gbp bill 331GBP: Seguirán los días fuertes

La libra continúa siendo de las más volátiles del mercado. Había comenzado con un enorme gap bajista, como hace tiempo no se veía y luego se recuperó con fuerza. Los recorridos fueron al compás de las encuestas sobre la independencia de Escocia. En los próximos días este tema seguirá dominando a lo que se sumarán los datos económicos y las minutas.

El GBP/USD mantiene la tendencia bajista. La clave pasará por ver si aguanta por encima de 1.6000 o no y en el camino alcista, si logra continuar con la recuperación.

El franco suizo fue la peor entre las europeas de los últimos días. La posibilidad de que el banco central de Suiza (SNB por sus siglas en inglés) aplique tasas de interés negativas, debilitó a la moneda. La correlación entre el USD/CHF y el EUR/USD sigue bien elevada y más lo hará mientras más cerca esté el EUR/CHF de 1,20.

De haber nuevos anuncios por parte de los suizos (el jueves hay reunión del SNB), el franco podría perder terreno rápidamente, aunque teniendo en cuenta que el Banco Central Europeo sigue con probabilidades más altas de más estímulos, entonces la suba del EUR/CHF, de darse podría ser limitada.

De todas formas no se esperan cambios en el SNB y recién habrá que tomar en serio las especulaciones, cuando haya vuelto a tener que intervenir en el mercado de divisas para defender el piso del EUR/CHF.

Las más débiles de la semana fueron las ligadas a commodities, con caídas que no ocurrían desde hace mucho tiempo. El AUD/USD perdió más de 300 pips, aunque no llamó tanto la atención, ya que fue un descenso pausado, sin tener velas en hora significativas.

USD bill 222 ¿Qué contribuye al rally del dólar?

Una factor que ha ganado espacio es la diferencia de política monetaria. Si los datos continúan de esta forma (o mejor) desde Estados Unidos, entonces se espera ya una suba de tasas en el 2015. Esto está jugando a favor del dólar. Las diferencias en la expectativa de la política monetaria crecieron en los últimos meses luego de que, por ejemplo, el banco central de Nueva Zelanda pausará el ciclo alcista de tasas; en Australia no hay señales, puede ir hacia un recorte o una suba, mientras que en Canadá, las autoridades están en modo de ver y esperar. La última palabras siempre la tiene la economía.

El oro tuvo una mala semana, debilitado por la suba del dólar, la suba en el rendimiento de los bonos de EE.UU. y además, quebró niveles técnicos importantes. Es por esto que de cerrar la semana debajo de $1,240 la debilidad podría continuar, incluso no hay que descartar que caída debajo de $1,200 de cara a las próximas semanas. Lo que puede impulsar al oro es un agravamiento del conflicto en Ucrania o una sorpresa desde la FED.

El yen estuvo entre las monedas de peor rendimiento. Las subas del USD/JPY van marcando el tono del mercado. El cruce está buscando un nuevo nivel de equilibrio y no parece improbable que el mismo sea más cerca de 1,10, que de 105,00; aunque no hay que precipitarse. Malos datos de EEUU, o la FED pueden llevar a una corrección bajista significativa, pero la tendencia es clara.

Un factor que jugó en contra del yen y a favor del dólar fue la caída de los bonos de EE.UU. que se están moviendo con una clara dirección bajista y de seguir de esta forma el dólar contará con motivos para seguir avanzando en el mercado. Hay más lugar para que retrocedan, ya que se ubicaban en niveles extremos.

El dólar, aunque haya cerrado la semana sin mucha fuerza contra las monedas europeas, y aunque lleve varios días de ascenso sigue siendo el rey. El momento de correcciones parece más cerca que nunca, al igual que desde hace varias semanas. Puede haber correcciones, pero el billete verde sigue en busca de un nuevo equilibrio, que parece que aún no ha alcanzando.